aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Propiedades curativas del vino

El tinto, sobre todo, aporta beneficios al sistema digestivo, en dosis moderadas
Lunes 11 de junio de 2007 Cristina Salmerón | El Universal08:35

La relación del vino con la salud ha sido conocida por siglos. Muchos médicos se han preocupado por saber los beneficios que tiene este fermentado para el organismo, pero ahora, son también los catadores quienes llevan sus conocimientos vinícolas a los expertos en bienestar.

Rubén Villegas, especialista en vinos con 30 años de experiencia, ha sido juez internacional en el Concurso Mundial de Bruselas por seis años, y ahora tiene como actividad alterna dar pláticas sobre el vino y la salud.

"Este vínculo se ha dado desde hace muchos siglos. Los griegos y los romanos llevaban con ellos ánforas de vino, que además de beberse, era utilizado para rociar los manantiales desconocidos para purificar el agua antes de tomarla", explicó Villegas. Otro uso que le daban, mencionó, era como anticéptico, pues desinfectaba las heridas, "para ellos era una panacea".

El poder antiséptico que se le reconoce se debe más que al alcohol etílico y a los ácidos, a una antucianidina, la malvidina, que en las uvas se encuentra en forma de glucósido inactivo y polifenoles vitamínicos, añadió.

Aunque ese conocimiento ancestral aún tiene cierta vigencia, los estudios más recientes señalan otras propiedades, pero también alertan sobre el exceso en el consumo. "Para que el alcohol del vino no dañe, la dosis ingerida debe ser menor a la cantidad que nuestro organismo pueda metabolizar completamente. En promedio es un gramo (cuando mucho) por kilo de peso del consumidor cada 24 horas", comentó el catador.

 

Elixir y manjar

De acuerdo con Villegas, México es el último lugar en consumo de vino de mesa, en promedio, cada mexicano bebe un tercio de litro al año. Por tal motivo, apuntó, es necesario informarnos sobre todos los beneficios que nos puede dar, caso demostrado en la salud de la dieta mediterránea.

"Se podría utilizar cualquier vino, pero el que más beneficios aporta es el tinto", dijo el catador.

En los cursos que da, expone ante los médicos algunas de las bondades del vino sobre el sistema digestivo. "Tomado en dosis moderadas, estimula y acelera el trabajo de los órganos de este sistema, pero tomado en cantidades elevadas, lo retarda sensiblemente. Al tomarlo se incrementa el flujo de la saliva, estimulando la secreción de ptialina sobre el hígado, además de favorecer la secreción de la bilis".

Agregó que beneficia a los riñones por su riqueza en sales de potasio, que desempeñan una acción diurética. "También se le ha atribuido la eliminación del virus de la poliomielitis y el herpes", prosiguió.

Al poseer alcohol etílico el vino posee efectos psicoactivos; en dosis muy moderadas incrementa el apetito y provoca un cierto grado de desinhibición al ser ansiolítico, lo que explica que, en dosis bajas, sea hipnoinductor (favorezca al sueño) y tranquilizante.

Sin embargo, como otros psicoactivos, las dosis elevadas (superando los dos vasos) producen evidentes signos de intoxicación. Se convierte entonces en un depresor de la actividad cerebral, lo que puede ocasionar insomnio o, a la inversa, el dormir profundo del embriagado; las dosis elevadas también provocan una baja de la libido.

El abusar de esta bebida trae como consecuencia lesiones tisurales (especialmente en el sistema nervioso central y el hígado), y como otras bebidas alcohólicas, se convierte en un predisponente para la cirrosis. De los riesgos en dosis elevadas, el consumo moderado de vino favorece al sistema circulatorio (inhibe la formación de trombos) y, especialmente al corazón merced a la presencia de polifenoles como el resveratrol, disminuyendo el llamado colesterol malo (LDL) e incrementando el colesterol bueno (HDL).

 

Más vino

En las pláticas sobre el vino y su relación con la salud, Rubén Villegas también da algunos datos sobre cómo hacer una buena elección. "Se les enseña la técnica de cata internacional que se aplica en el concurso mundial de Bruselas", tal y como él lo ha hecho durante los últimos seis años.

Hace unos días, el catador dio algunas ponencias en el hotel Nikko ante 50 médicos y viajará a Tijuana para dar algunas más.

Durante las charlas, el experto despeja algunos de los mitos que se tiene sobre el vino, da consejos sobre la elección de los mejores ejemplares y también sobre las formas más convenientes para disfrutarlo.

Para mayores informes sobre las pláticas de "el vino y la medicina" y de cursos sobre cómo catar, escribir a mistervino@hotmail.com o llamar al 55 19 92 30

 

Curiosidades vinícolas

Rubén Villegas nos proporcionó algunos datos curiosos sobre el vino.

* De acuerdo con doctor Santiago Dexus Font, director de la Casa Provincial de Maternidad, el uso del vino no representa ningún riesgo para la mujer, algunas veces, las embarazadas tienen la aprensión de que puede ser perjudicial para el bebé, pero no. La naturaleza pone barreras para proteger al hijo, aún en el caso extraordinario de un exceso. Los efectos del alcoholismo crónico sí pueden ser fatales.

* Salvador Hil Bermet, urólogo, dijo que si bien, el vino no tiene una determinada acción protectora sobre el aparato urinario tampoco le perjudica en absoluto, en afecciones agudas como sucede con otros alimentos. Tomado con moderación puede incluirse en cualquier régimen dietético urológico y no interviene en la formación de los cálculos urinarios ni favorece el prostatismo.

* El actor Johnny Depp tiene el registro de haber pedido el vino más caro. Fue en el restaurante Miravalle de Londres y le costó 17 mil dólares.

*El vino más caro se vendió en una subasta de Nueva York. Se trató de un Romanee Conti y costó 28 mil dólares.

 



PUBLICIDAD