aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La enfermedad de la mentira

Para el siquiatra Sergio Arturo Escobedo Návar, este comportamiento es síntoma claro de alguien que vive bajo la amenaza de la mitomanía, una enfermedad sicológica que se presenta principalmente entre personas autodevaluadas, con muy bajo nivel de estima o muy pretenciosas
Lunes 05 de marzo de 2007 Silvia Ojanguren | El Universal07:51

Hay personas que se obstinan por ser el centro de atención, parecer más importantes que los demás o hacer creer que han vivido mil y una aventuras. Entre ellas debe haber algunas que son víctimas de la mitomanía, cuya característica es el crear un mundo de mentiras y contradicciones.

Para el siquiatra Sergio Arturo Escobedo Návar, este comportamiento es síntoma claro de alguien que vive bajo la amenaza de la mitomanía, una enfermedad sicológica que se presenta principalmente entre personas autodevaluadas, con muy bajo nivel de estima o muy pretenciosas.

En todo caso los pacientes tratan de ser atractivos a los demás y por ello tienen necesidad de desfigurar la realidad y la visión de sí mismas, dice.

Este especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social comenta que el mal puede ser la expresión de padecimientos vinculados con la alteración en la construcción de la personalidad, ya que con frecuencia ataca a gente con tendencia paranoide, con elevado grado de desconfianza y sospecha sobre los demás.

Tres claves de la mitomanía

1. El mitómano recurre a la mentira continuamente y sin valorar las consecuencias con tal de maquillar una realidad que considera inaceptable, urdiendo todo tipo de sistemas que, a veces, pueden parecer delirantes.

2. Es síntoma de padecimientos como el trastorno de personalidad limítrofe, que se caracteriza por inconsistencia en varias áreas de la vida, tanto en lo afectivo, social y laboral, por lo que la víctima no logra un grado de compromiso ni constancia.

3. Se asocia con el trastorno narcisista, que se distingue por la percepción de que todo lo bueno está adentro y lo malo está afuera: hay dificultad para vincularse con otros de una forma integral y madura; piensa que las personas están a su servicio.

Este padecimiento, afirman los especialistas, puede ser parte de la esquizofrenia, aunque no es uno de sus principales síntomas. Hay otra patología que se llama trastorno ficticio y hace que las personas inventen enfermedades, que se podría considerar como una característica mitómana.

El doctor Escobedo señala que comúnmente se detecta como un elemento accesorio, sobre todo si se considera que en la consulta de siquiatría o sicoterapéutica el paciente trata de expresar temas que le preocupan, pero se resiste a decir todo.



PUBLICIDAD