aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Científicos mexicanos vencen a la obesidad

Después del pavo, la pierna, el pozole, los tamales, los romeritos y hasta la rosca de reyes, que se acostumbra consumir en generosas porciones durante la fiestas de fin de año, algunas personas experimentan un sentimiento de culpa por haber ganado algunos kilos de más
Domingo 07 de enero de 2007 El Universal12:40

Después del pavo, la pierna, el pozole, los tamales, los romeritos y hasta la rosca de reyes, que se acostumbra consumir en generosas porciones durante la fiestas de fin de año, algunas personas experimentan un sentimiento de culpa por haber ganado algunos kilos de más, que se quiere aliviar en los gimnasios o con dietas.

Pero hay quienes al carecer de fuerza de voluntad para reducir su comida, optan por suplementos alimenticios, muchas veces disfrazados de fármacos para bajar de peso o medicamentos regulados, pero que son consumidos sin vigilancia médica.

Frente a ese problema habría que recordar que científicos mexicanos han creado diversos productos para bajar de peso, muchos de ellos a partir de fórmulas homeopáticas, que en pruebas controladas han demostrado ser efectivos y seguros.

Adicionalmente, en este 2007 nuevos productos para reducir de peso están a la espera de ingresar al país para su comercialización, con resultados prometedores.

Refresco para reducir peso

El refresco, con un consumo per cápita de 112 litros al año, es sin duda la bebida por excelencia de los mexicanos y uno de los principales factores de sobrepeso en la población del país.

Sin embargo, gracias a la creatividad de investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN), ahora algunos refrescos pueden ayudar a bajar esos kilos de más, debido a que le han adicionado ingredientes homeopáticos que ayudan a quemar grasas y carbohidratos. Héctor Bolio Díaz, investigador del IPN, desarrolló esta bebida sin gas que posee una apariencia, color y sabor muy similar a la de un refresco común, pues se encuentra en presentaciones de 300 mililitros y con 10 sabores diferentes, entre ellos, el de cola, limón, manzana, uva, grosella, tamarindo, toronja y piña.

El refresco puede ayudar a perder hasta 12 kilos en seis meses -depende de cada persona- porque actúa a nivel de metabolismo de los carbohidratos y lípidos, propicia la eliminación de grasas y que el paciente sude más, lo cual provoca sed y el consumo de agua, además de mayor saciedad ante la ingesta de alimentos, mejores evacuaciones intestinales y disminución de colesterol y triglicéridos.

Gelatinas para quemar grasa

A partir de los principios con los que fueron desarrollados los refrescos, Héctor Bolio, junto con Jareni Gómez, Óscar Fuentes y Rubén García, de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del IPN, también desarrollaron una gelatina que ayuda a quemar grasa.

Con base en dos extractos vegetales y un mineral, que son sales de carbonato de calcio usados desde hace muchos años como medicamento en la terapéutica homeopática, este grupo de investigación desarrolló la gelatina "Hanne 3", que ayuda a bajar de peso.

El producto tiene una consistencia, color y sabor muy similar a la de cualquier otra gelatina comercial, incluso se le puede adicionar fruta; sin embargo, los principios activos de la misma hacen que quien la ingiere incremente la cantidad de calorías que quema por día.

En pruebas controladas realizadas en el mismo IPN, se ha comprobado que en promedio las personas que consumen esta gelatina pueden reducir su peso de uno a tres kilogramos por mes, todo dependerá del metabolismo de quien lo ingiere.

A pesar de que en términos generales, esta singular gelatina es segura para ser consumida de acuerdo con sus creadores, no se recomienda para menores de 18 años, durante el embarazo y la lactancia, así como en pacientes hipertensos o diabéticos.

Con algunos meses en el mercado, este producto tiene ventas diarias estimadas en tres mil unidades, dado que ya tiene puntos de venta en el estado de México, Aguascalientes, Mexicali, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Chiapas, Chihuahua, Jalisco, Michoacán, Morelos, Puebla, Querétaro, Sonora, Tabasco, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz.

Actualmente trabajan en los requisitos de salubridad para iniciar la comercialización en Francia, Centro y Sudamérica.

Cápsulas contra el sobrepeso

En la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (Upibi) del IPN, Emisel Fonseca Jaimes desarrolló unas cápsulas auxiliares en el tratamiento del sobrepeso, a base de la planta Garcinia cambogia, que además controla niveles de colesterol.

En las pruebas realizadas con este producto, especialistas del Politécnico Nacional comprobaron que los pacientes que consumieron las cápsulas disminuyeron entre cuatro y seis kilos en dos meses, además de una reducción de 18% de los niveles de colesterol y 26% de los triglicéridos.

De acuerdo con Emisel Fonseca, el suplemento actúa primero a través de las células, pasando al hígado y posteriormente al sistema nervioso central, de manera que funciona no como inhibidor de apetito, sino más bien como un estabilizador de las funciones metabólicas.

El suplemento que puede ser empleado para combatir la obesidad leve y moderada, ya cuenta con registro de la Secretaría de Salud y pronto será comercializado con el apoyo del Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica de IPN.

Spray para quitar el hambre

En este 2007 un nuevo producto se sumará a la variada oferta de compuestos para bajar de peso. Se trata de un spray que inhibe los sentidos del gusto y olfato y corta la ansiedad y los antojos, es decir, quita las ganas de comer, como se comprobó en pruebas realizadas con animales.

Chris Adams, un ex investigador del Instituto Tecnológico de Massachussets (ITM) y creador de este producto, partió de la idea de que, quien no huele, no tiene ganas de comer demasiado.

En un principio Adams, quien actualmente es dueño de su propio laboratorio, quería crear un remedio que ayudara a los que tienen el olfato y el gusto atrofiados.

Durante su investigación se dio cuenta de una cosa: los que no pueden oler bien rara vez son gordos, porque la nariz no los tienta a probar cualquier cosa rica que se les cruce.

Así, decidió lanzar este spray, patentado a principios de diciembre como "Inhibition of olfactory neurosensory function to treat obesity and related disorder" (Inhibidor de funciones neurosensoriales olfativas para tratar la obesidad y desórdenes relacionados), que muy probablemente se encontrará a la venta en este 2007.



PUBLICIDAD