aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Falta hierro en tu dieta?

Si esto ocurre, es probable que se presente anemia, sobre todo en bebés y niños pequeños; toma tus precauciones
Martes 19 de diciembre de 2006 El Universal07:48

La falta de hierro en los bebés o niños menores de cinco años puede ocasionar anemia, a la par de problemas en el desarrollo físico y mental que, de no atenderse a tiempo, pueden ser irreversibles. Actualmente, esta deficiencia afecta a 23.7% de esta población en México.

Esther Casanueva, subdirectora de Investigación en Salud Pública e investigadora titular del Instituto Nacional de Perinatología, explicó que, en la infancia, la anemia por deficiencia de hierro es una enfermedad que causa baja estatura, problemas de aprendizaje y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades infecciosas como diarrea y gripa.

Para evitar este cuadro, será necesario iniciar una alimentación adecuada desde el embarazo -de preferencia-, o en su defecto en los primeros meses del bebé. Un punto de partida es dar al crío leche materna durante el primer semestre de vida y posteriormente introducir alimentos ricos en hierro.

La sintomatología de la anemia no es muy clara, por lo que puede pasar desapercibida. Con frecuencia se detecta cuando ya ha transcurrido mucho tiempo. Para percatarse de ella a tiempo es indispensable realizar estudios de laboratorio, aun en niños pequeños.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición arrojó datos de que los 11 estados con mayor prevalencia de esta deficiencia nutricional son Baja California, Sinaloa, Guerrero, Sonora, Puebla, Tabasco, Baja California Sur, Veracruz, Hidalgo, Michoacán y Yucatán, con índices mayores a 27%.

Habría que aclarar que la anemia no es un problema exclusivo de la gente con menor grasa corporal, pues hay personas robustas que por su alimentación -falta de este mineral- padecen dicho trastorno.

Hierro sí, pero no en exceso

El hierro es un mineral que ayuda a formar las proteínas de los músculos, las células rojas, y a mantener los huesos saludables. Es un auxiliar para que el oxígeno se transporte a todo el cuerpo y le dé energía. Su consumo suficiente hace que el rendimiento en los deportes y en las actividades escolares o de trabajo sea óptimo, pero en demasía provoca daños al hígado y otras partes del organismo.

Los alimentos altos en vitamina C ayudan a que el cuerpo utilice mejor el hierro. Ejemplo de ellos son las frutas como melón, fresas, tomates, jugos cítricos, y vegetales de color verde oscuro.

Al comprar alimentos, es mejor escoger aquellos panes, cereales, y pastas que tengan la leyenda "enriquecido" o "fortificado con hierro" en la etiqueta.

Algunos más de los productos ricos en hierro son: carne roja (ternera, cerdo), aves y pescado, frijoles y chícharos, hígado (de pollo, cordero, ternera), frutas secas (melocotón, pasas, almendras, nueces, avellanas), jugo de ciruela, legumbres (garbanzo, frijol, lentejas habas) y espinaca.

Como todo, el exceso de estos alimentos es perjudicial para la salud y provoca una enfermedad llamada hemocromatosis. Ésta se manifiesta en varones de 30 a 50 años y en mujeres arriba de los 50; lo que ocasiona son problemas en el hígado por sobresaturación de hierro y en consecuencia cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado y daño en las articulaciones tales como artritis, diabetes, cambio de pigmentación en la piel, disminución en el tamaño de los testículos y cansancio habitual.

¿Cómo saber si mi bebé está en riesgo de padecer anemia?

Esto podría ser posible si durante el embarazo usted:

. Padeció anemia.

. Tuvo sangrado en los primeros meses.

. No consumió de manera regular alimentos ricos en hierro.

. No tomó suplementos de hierro (pastillas) durante su embarazo.

También si:

. Su bebé nació antes de tiempo o tuvo un peso bajo al nacer.

. No lo alimentó con leche materna o interrumpió la lactancia.

. Entre los primeros alimentos que le dio a su hijo, además de leche materna, no estaban complementos alimenticios como cereales y lácteos para bebé.

. Su hijo tiene más de seis meses y parece inactivo. No muestra interés por objetos nuevos y tarda mucho tiempo en reconocer a aquellos con los que ya tuvo contacto.

. A diferencia de otros bebés de su edad, su hijo todavía no intenta caminar.



PUBLICIDAD