El indie que conquistó a la casa Chanel

Romain Gauthier, el joven maravilla de los creadores independientes, explica cómo tener éxito con 50 relojes al año y habla sobre su preocupación por el nuevo Swiss Made
Romain Gauthier
Romain Gauthier nació en 1975 en Le Sentier, Suiza, cuna de creación relojera. En 2005 lanzó su primer reloj.
19/06/2017
12:10
Carlos Alonso
México
-A +A

Su rareza es ser un creador independiente sin haber estudiado relojería y desde 2005 tener un pequeño atelier de prestigio que gestiona como un businessman. Entró al selecto círculo de la Alta Relojería por los talleres de fabricación de componentes, después de completar estudios en micromecánica. En 2002 terminó un MBA y luego de tres años presentó un guardatiempo con su propio nombre producido, decorado, ensamblado y ajustado en casa de la A a la Z.
Romain Gauthier manufactura hoy entre 40 y 50 relojes al año, fabrica partes para otras marcas de prestigio y tiene un futuro estable con Chanel como socio. La poderosa firma francesa confió en él para que colaborara en el desarrollo de elementos para su primer mecanismo interno, el Calibre 1, con el que equipó su sorprendente reloj Monsieur presentado en 2016.
Gauthier levó anclas en la industria aconsejado por Philippe Dufour, su vecino y uno de los gurús de la relojería suiza. Le buscamos en Le Sentier para entender cómo se puede tener éxito con una casa independiente en tiempos de selección natural en el mercado.

Cuando empezó con su marca, ¿pensó en la rentabilidad o le preocupaban más los aspectos técnicos del creador?
En la maestría calculé el precio de mi primer reloj y era como 18 mil francos suizos, lo que era imposible. Ese precio se puede lograr si se producen mil o dos mil piezas. Cuando empecé con el primer modelo HM el precio fue de 33 mil francos. Fue un error porque con cada reloj que vendía perdía dinero, pero fijé el precio por respeto a Philippe Dufour. Para mí era imposible ser más costoso que él y su reloj estaba en 38 mil francos.

¿Dufour perdía dinero?
No, pero en los años siguientes vi cómo algunas marcas nuevas salían con relojes de 60 mil u 80 mil francos y tuve que incrementar los precios. Mi empresa era pequeña, nada comparada con lo que es ahora. No perdí dinero, aunque tampoco lo ganaba. Ahora ya no es así.
Mi reloj HMS de oro rojo cuesta unos 60 mil francos. Si comparas con otras marcas de nicho, 60 mil es el precio correcto. El precio se relaciona con la cantidad de piezas producidas pero también con la exclusividad, con el hecho de que un mecanismo es único y no lo encuentras en otro reloj. Muchos coleccionistas son cada vez más sensibles a estas cosas.

Las marcas comerciales han bajado precios. ¿Se deberían diferenciar las piezas de creadores artísticos como usted de las demás?
Lo que hacen las grandes marcas nos afecta a todos, porque imponen tendencias, construyen imagen, usan el marketing y cambian la percepción. Lo que he visto en los últimos 10 años es que han incrementado mucho la producción. ¿Para qué construir más fábricas y aumentar la producción si la demanda va a la baja y los precios suben? Es una gran pregunta.

¿Qué opina del nuevo Swiss Made?
Que busca reducir los costos para tratar de vender las complicaciones al menor precio posible usando maquinaria. Y no necesitas estar en Suiza para hacer eso. Es la razón por la que muchas marcas producen en China o en otros lugares. Es una mentalidad de producción diferente que cambia la relación con la calidad que debería distinguir al Swiss Made. Este es el juego de las grandes marcas. Pero cuanto más hagan eso, más coleccionistas querrán nuestros productos.

¿Cómo es su relación con su socio Chanel?
A ellos les gusta lo que hacemos y quieren que sigamos en esa dirección. Es maravilloso que aprecien nuestro trabajo y nivel de conocimiento. Si necesitamos crecer tomará tiempo, pero me dan la posibilidad de ir a la velocidad que requiero. Lo importante es sólo que no perdamos dinero.

foto_2_nota_principal_romain_gauthier_insight_micro-rotor_platinum_6.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios