Engineer III Endurance 1917, el reloj digno de un héroe

Ball Watch lanza un poderoso guardatiempo en honor del explorador irlandés Sir Ernest Shackleton, protagonista de uno de los actos heroicos más impresionantes de los que se tenga memoria
Ball Engineer III Endurance 1917
El nuevo Engineer III Endurance 1917 de Ball Watch ofrece una legibilidad extraordinaria en la oscuridad gracias a sus microcápsulas de gas de tritio. Es antimagnético y resistente a los impactos laterales.
02/08/2017
16:32
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A

El irlandés Ernest Shackleton era un hombre de acero. A principios del siglo XX fue uno de los exploradores que llevó la resistencia humana al límite para expandir el conocimiento científico. Fue nombrado caballero por el rey Eduardo VII y protagonizó un acto heroico que se recuerda hasta ahora entre los más formidables de la historia.

De 1901 a 1904, Shackleton participó en su primera expedición antártica liderada por Robert Falcon Scott. Se acercaron al Polo Sur más que nadie antes que ellos, pero Shackleton enfermó y tuvo que regresar. En 1907 volvió al mando de su propia misión en el "Nimrod" y su equipo impuso un nuevo récord de cercanía al Polo Sur.

Roald Amundsen ganó la carrera por llegar al Polo Sur en 1911, pero Shackleton no se dio por vencido. En 1914 partió en su tercer viaje, la Expedición Imperial Transantártica, con las naves "Endurance" y "Aurora". Su objetivo era alcanzar el Polo Sur y continuar hasta la isla de Ross en el otro extremo de la Antártida.

ball-1.jpg

Con 28 hombres en su tripulación, el "Endurance" quedó a la deriva, fue triturado por la presión del hielo y se hundió el 21 de noviembre de 1914, escribe Alfredo Merino en el diario El Mundo. Shackleton y sus hombres recuperaron lo que pudieron y recorrieron la superficie helada del Mar de Weddell rumbo a la isla Paulet, a 554 kilómetros.

Shackleton cambió el rumbo para dirigirse a la isla Elefante en el archipiélago de las Shetland del Sur, a la que arribaron en abril de 1915. A bordo de una pequeña balsa, el líder y cinco de sus hombres alcanzaron la isla de Georgia del Sur tras 16 días en el mar. Él y dos de sus hombres aún caminaron 35 kilómetros hasta la estación ballenera de la bahía Stromness. El 30 de agosto de 1915 regresaron a la isla Elefante para recoger al resto de la tripulación y todos volvieron a Inglaterra en una pieza en 1917.

Shackleton falleció al comienzo de su cuarta expedición, cuando tenía 47 años. Los doctores que lo acompañaron en distintas aventuras anotaron en sus bitácoras un extraño comportamiento: a pesar de haber sufrido desmayos y cambios de color en la piel durante cada viaje, Sir Ernest jamás dejó que le escucharan el corazón.

Una investigación realizada por el británico Journal of the Royal Society of Medicine y publicada en 2016 sugiere que esto se debía a que tenía un padecimiento en el corazón, que mantuvo en secreto. Este hecho sólo aumenta la importancia de su figura y de sus logros.

Para homenajear a Shackleton y su misión más recordada, Ball lanza el Engineer III Endurance 1917, un reloj con atributos que reflejan el espíritu audaz e indomable de Sir Ernest.

ball-3.jpg

La esfera y las manecillas cuentan con microcápsulas de gas de tritio luminiscentes de más de 1 milímetro de altura. Estas cápsulas, que se auto alimentan, ofrecen gran legibilidad en la oscuridad, misma que Shackleton y su equipo enfrentaron durante más de 17 horas diarias en el Polo Sur.

El mecanismo automático del Endurance 1917 es un cronómetro con certificado COSC. Además de superar las exigentes pruebas de ese organismo oficial suizo que garantiza la precisión del movimiento, ha sido acondicionado con aceites especiales para resistir temperaturas de hasta -60 grados centígrados sin afectar su funcionamiento.

ball-4.jpg

Ball ha desarrollado un escudo de la aleación mu-metal (níquel, hierro, cobre y molibdeno) para proteger el mecanismo de campos magnéticos de hasta 1,000 Gauss. Por su parte, el sistema patentado Amortizer absorbe la energía de los golpes laterales. 

El Endurance 1917 está disponible en tres tamaños: 40, 42 y 46 milímetros de diámetro. Las cajas están hechas en acero quirúrgico 316L con alto contenido de molibdeno para resistir la corrosión. A estas opciones hay que sumar una versión con caja revestida de carburo de titanio, disponible únicamente en 42 milímetros. Este modelo está equipado con el mecanismo Ball TMT que tiene termómetro mecánico.

Limitado a 1,000 ejemplares, el Engineer III Endurance 1917 se presenta en carátula negra, azul o gris. Los modelos de acero se consiguen con brazalete de acero o caucho, y una pulsera NATO extra sin costo alguno. La edición en carburo de titanio sólo contará con correa de caucho.

En cada uno de los guardatiempos se puede seleccionar un número y un grabado personalizado en el fondo de la caja totalmente gratis.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS