La chica escocesa y sus relojes con alma mexicana

Lanzó su primer reloj-calavera inspirado en Día de Muertos en 2013 y desde entonces ha ganado adeptos entre clientes y marcas. Fiona Krüger está más viva que nunca con colaboraciones con Fabergé y L’Epée 1839
Fiona Krüger Vanitas
El reloj de pared Vanitas, creado por Fiona y L’Epée 1839, recupera la idea de la categoría de pintura homónima del Barroco que se usó para reflexionar sobre la fugacidad de la vida.
20/06/2017
11:20
Yolanda Ruiz
México
-A +A

Vino, vio, luchó a brazo partido como el héroe de su patria William Wallace y venció. A la joven diseñadora escocesa Fiona Krüger le costó que la aceptaran en ese búnker de la tradición que es la relojería suiza, pero hoy sus coloridos modelos Skull, inspirados en el Día de Muertos mexicano, son parte indisociable de un panorama que ella misma ha ayudado a refrescar.

img_9748.jpg

Llegó a tierras helvéticas para estudiar en la École Cantonale d’Art de Lausana y decidió su destino tras conocer los mecanismos esqueletados de Audemars Piguet y el Museo Patek Philippe de Ginebra. Este año presenta dos colaboraciones que confirman su estatus en el ámbito independiente: una con Fabergé y otra con L’Epée 1839. En 2011 diseñó una pieza de Peter Speake-Marin (Adámas) y en 2016 hizo lo mismo para Ulysse Nardin con el Executive Skeleton Tourbillon. Fiona nos cuenta su historia y su filosofía de trabajo en sus propias palabras:

ESPÍRITU COLABORATIVO
“Mi acercamiento a la relojería ha estado marcado por mis estudios en Bellas Artes y por mi pasión por el trabajo colaborativo y artesanal. Ser independiente es un reto, pero también me permite ser más creativa, y esa libertad es la que nos distingue de otras marcas. La creatividad implica tomar riesgos, de modo que puedo impulsar a los fabricantes y a los artesanos con quienes trabajo para que innoven y desarrollen su talento en los productos que hacemos. Ese espíritu colaborativo es clave en todo lo que hago”.

GANARSE UN LUGAR
“Pensaba que hacer esto sería difícil y al principio sí tomó tiempo que los relojeros confiaran en mí. Esta industria tiene una herencia muy rica y la gente está orgullosa de eso con todo derecho. De modo que llega una chica escocesa de 25 años, haciendo un tipo de reloj que no estaban acostumbrados a ver, y claro que les costó tenerme confianza. Pero una vez que ocurrió, supe lo que quería lograr. Hecha mi tarea, les dije que quería colaborar con ellos en la creación de las piezas en las que estaban trabajando. Tuve suerte. En un mundo que por tradición suele estar dominado por los hombres, siempre me hicieron sentir bienvenida y mis compañeros, tanto de producción como de ventas, han jugado un papel determinante en mi marca”.

ACERCAMIENTO EMOCIONAL
“Nuestros relojes son unisex. El punto de inicio es un concepto fuerte y relevante. Esto nos guía sobre cómo deberá ser el diseño y después la clave es producir algo realmente creativo, un objeto inspirador hecho en colaboración con los mejores fabricantes y artesanos. Las piezas atraen a diferentes tipos de personas. Es un acercamiento emocional. Los clientes se enamoran de nuestros relojes y los compran porque les hicieron sentir algo, porque les sacaron una sonrisa. Es como cuando compras una obra de arte. La ves, te toca y entonces la quieres comprar. Empezamos produciendo 12 piezas al año y luego aumentamos a un rango de entre 40
y 50 divididas en varias ediciones”.

MEZCLA EQUILIBRADA
“Me gustaría ver a más mujeres en esta industria, aunque esto no sea un tema de más hombres o más mujeres, sino de quién es bueno para hacer el trabajo. Una mezcla equilibrada es importante porque la variedad de perspectivas y opiniones enriquece y asegura la fortaleza de los productos”.

¿COLOR ROSA Y DIAMANTES?
“El mercado femenino ha estado descuidado durante mucho tiempo y por fortuna se está convirtiendo en un foco importante para algunas marcas. Sin embargo, aún no hay suficiente variedad en los productos para mujeres. No a todas les gustan el color rosa y los diamantes. Esos relojes están bien y por supuesto que hay mercado para ellos, pero las mujeres tienen un espectro de gustos mucho más amplio que no se está reflejando en la oferta. Así que tener a más mujeres en puestos relevantes es importante para que estos temas puedan discutirse. Si la industria quiere hablarle a un mercado más grande, la gente tiene que verse incluida en ella, lo que implica que sí necesitamos más mujeres. En mi mente es algo muy obvio, esperemos que suceda pronto”.

MÁS REFLEXIVA
“Esta marca es algo muy personal para mí. Empecé sola a los 25 años, sin inversionistas ni nada. Así que estoy aprendiendo a ser administradora en el camino. Fui asistente de profesores en la ecal [École Cantonale d’Art] de Lausana durante cuatro años, justo en el máster del que me gradué, y eso me hizo descubrir muchas habilidades que me sirven en el negocio. Pienso que al ser mujer soy más reflexiva en todo, desde el diseño hasta las relaciones que tengo con mis proveedores, vendedores, clientes y la prensa. Ser reflexivo, atento y amable es un camino largo, pero cualquier persona que tenga una marca independiente sabe que la gente que la rodea es la clave de lo que hace”.

MOSTRAR LA BELLEZA
“Es un prejuicio decir que a las mujeres no les importa la mecánica. Te juro que sí les gusta, sólo necesitan hablarles de ella en su idioma. Éste es sólo un ejemplo de los muchos prejuicios sobre los relojes femeninos que deben cambiar. Yo amo la mecánica de un reloj, pienso que es algo hermoso. En mi trabajo, la mecánica y lo ornamental van juntos para crear una estética completa, de modo que para mí todo se trata de encontrar la mejor manera de mostrar la belleza de los movimientos mecánicos de mis relojes”.

NIVEL SIN PARALELO
“Lo que más disfruto de trabajar en la Alta Relojería es la oportunidad que tengo de ser creativa. Podría estar pintando o esculpiendo, pero por ahora estoy haciendo relojes, que son un medio más para mí. La relojería es un gran medio porque reúne técnicas muy diferentes, acabados, colores, Métiers d’Art… y luego tienes la fortuna de que exista un mecanismo que anima lo que has creado. Todo esto es producido con técnicas de un nivel sin paralelo. Hay mucha más experiencia y precisión en la relojería que en otras industrias, porque la gente que trabaja en esto siente verdadera pasión por lo que hace”. 

AURÉLIE Y ANITA
“Siento mucho respeto y admiración por Aurélie Picaud —directora de relojería de Fabergé—y por lo que ha hecho con la marca. Ella coordinó el proyecto y le dio seguimiento desde el principio. Por otro lado, la maestra en esmaltado Anita Porchet trajo su experiencia y habilidades al proyecto para encontrar el perfecto tono azul para el mar, y también desarrolló una técnica para realizar trazos de pincel con esmalte de plata. Esta clase de esmalte puede cambiar de color durante el proceso de cocción, por lo que Anita tuvo que crear nuevas formas de trabajar con él para controlar la coloración. Fue impresionante. Además, tradujo de manera perfecta mi deseo de darle un toque más artístico al trabajo con el esmalte. Yo quería que la carátula del reloj pareciera una pintura abstracta y por eso quería ver los trazos del pincel dándole forma a las olas. Su destreza es increíble. 
“De Anita aprendí que la habilidad, la precisión y la sutileza en el esmaltado pueden hacer la diferencia entre una gran pieza y una obra maestra. Y de Aurélie aprendí a trabajar con un grabador manual y un engastador, porque no lo había hecho antes. Fue mi primera colaboración con mujeres y resultó ser una experiencia maravillosa”. 

SU COLABORACIÓN CON L'EPÉE 1839
El reloj de pared Vanitas, creado por Fiona y L’Epée 1839, recupera la idea de la categoría de pintura homónima del Barroco que se usó para reflexionar sobre la fugacidad de la vida y que incluía elementos como velas y calaveras. La pieza, disponible en dos ediciones de 50 ejemplares con movimiento manual, “bosteza” cuando la reserva de marcha de 35 días comienza a agotarse.
vanitas_black_hd_double_face_white.jpg
SU COLABORACIÓN CON FABERGÉ
Lady Libertine III, el reloj que Fiona diseñó para Fabergé, está inspirado en los rubíes y el paisaje de Mozambique, donde abundan esas gemas. La idea de Fiona fue reproducir el azul del mar, la arena blanca y la tierra roja de la costa de la isla. La esfera está pensada como una pintura abstracta con esmaltado, grabado y engastado de zafiros rosas y rubíes rojos. Las agujas son dos “olas” de oro blanco.
1._lady_libertine_iii_-_behind_the_scenes.jpg4._lady_libertine_iii_-_behind_the_scenes.jpg

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios