Grönefeld renueva sus carátulas y las hace bespoke

Este reloj de Grönefeld ganó el Grand Prix d’Horlogerie de Genève 2016. Este año debuta en SIHH 2017 con nuevas carátulas guilloché bespoke
20/01/2017
14:31
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A

¿Es posible mejorar lo que parece perfecto? Habrá quienes se decanten por decir que no, que si algo funciona, para qué moverlo. Pero también existen voces que creen férreamente en lo perfectible de las cosas: la posibilidad de siempre ser mejor.
Sin lugar a dudas, los hermanos Grönefeld pertenecen al segundo grupo. Ellos obtuvieron el prestigioso Grand Prix d’Horlogerie de Genève 2016 con su reloj Grönefeld 1941 Remontoire, pero han querido mejorar su pieza estrella con el lanzamiento en SIHH 2017 de una versión renovada.

Gracias a una colaboración estrecha con su amigo Kari Voutilainen (fundador de la marca relojera que lleva su apellido), lo primero que destaca en este guardatiempo es la esfera, pues Grönefeld es capaz de ofrecer una vasta selección de colores y patrones a sus clientes, quienes pueden personalizar la misma a su antojo.
Gracias a la aplicación de la técnica guilloché, cada esfera cuenta con una apariencia única. Este proceso se realiza de manera minuciosa a través de máquinas con cientos de años de antigüedad, así que la tradición y el toque artesanal están garantizados.

Además, en esta ocasión el 1941 Remontoire se presenta en caja de acero inoxidable, lo cual, sumado a las versiones previas en oro blanco y rosa de 18 quilates, brinda un mayor espectro de opciones estéticas para el público. Para la nueva caja, el acero inoxidable 316L ha sido especialmente tratado en aras de obtener una estructura molecular fina y resistente, por tanto, sólo se harán 25 relojes en esta versión. Con una medida de 39.5 mm, la caja 1941 se erige como epítome de elegancia y discreción en el diseño.

El nombre Remontoire hace referencia a un mecanismo de fuerza constante, el cual controla ciertos elementos del movimiento, como el resorte principal, lo que le otorga una precisión superior. Este sistema, que se activa cada 8 segundos, está colocado justo debajo de la carátula, lo cual nos deja ver la maestría mecánica alcanzada por los hermanos Grönefeld.

Este reloj tiene reserva de marcha de 36 horas con fuerza constante, indicaciones de horas y minutos centrales, pequeño segundero a las 6 h, regulador de velocidad a las 9 h, resistencia al agua de 30 metros, agujas Lancette y correas en cuero de avestruz cosida a mano con acero inoxidable, oro blanco u oro rosa, todas con el logo de la firma grabado, son otras de sus características.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS