IWC une cronógrafo, tourbillon y fecha retrógrada en homenaje a Da Vinci

Tres distintas complicaciones en un solo guardatiempo. La destreza mecánica al servicio de la inventiva. Así es Da Vinci Tourbillon Rétrograde Cronógrafo que se lanzó esta semana en SIHH 2017
18/01/2017
13:49
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A

La fusión de elementos en apariencia lejanos ha resultado, históricamente, la génesis de nuevos paradigmas. Por ejemplo, el gran Leonardo da Vinci conjuntó un sinfín de saberes (se desarrolló lo mismo en la pintura que en la escultura, la arquitectura, la paleontología, la botánica, la ciencia, la ingeniería y la música) para regalarnos obras imperecederas.

Hoy IWC rinde homenaje al gran genio italiano con el Da Vinci Tourbillon Rétrograde Cronógrafo, reloj que combina un tourbillon clásico con un cronógrafo y fecha retrógrada en una sola esfera.
Presentado en oro de 18 quilates, destaca a primera vista por su tourbillon volante. En esta complicación, la jaula del tourbillon descansa sobre la parte inferior, lo que llevó a suprimir la presencia de un puente superior. Por otra parte, el reloj presenta un sistema de parado de tourbillon de gran complejidad técnica, pues permite ajustar la hora con precisión de un segundo.

Gracias a la renovada geometría del áncora y la rueda del mismo, así como a la tecnología Diamond Shell, la reserva de marcha de 68 horas se mantiene, a pesar de las complicaciones adicionales. La función de cronógrafo, ubicada a las 12 horas, permite tiempos cronometrados de hasta once horas y 59 minutos, que se pueden leer como la hora normal.

En cuanto a la tercera complicación, la indicación de fecha retrógrada, muestra el día actual al desplazar la aguja de la flecha en un arco que va del número 1 al 31 de cada mes, para luego regresar a un nuevo punto inicial. En los meses más cortos, o cuando el reloj no ha sido utilizado durante un período largo, la fecha se puede ajustar fácilmente por medio de la corona.

Su diseño resulta sumamente elegante, pues posee una caja en oro rojo, la cual presenta un cuidadoso equilibrio en todos sus elementos. Los puntos de unión para la correa, hecha con piel de aligátor de Santoni color marrón oscuro y cierre desplegable de oro rojo de 18 quilates, se adapte perfectamente a la muñeca. En el dorso del reloj encontramos un fondo transparente de cristal de zafiro, que nos permite ver el calibre 89900 con masa oscilante de oro rojo macizo. Diámetro de 44 mm y hermeticidad de 30 metros completan los detalles de este reloj.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios