La atracción de la oscuridad

Caja de cerámica irrayable y calendario perpetuo abanderan la nueva entrega del poderoso Royal Oak que Audemars Piguet lanza en SIHH 2017. El modelo, que cumple 45 años, es automático y tiene 374 componentes.
15/01/2017
10:01
Manuel Martínez
Ginebra (Suiza)
-A +A

La oscuridad nos atrae sin remedio cuando se manifiesta como lo hace en el nuevo Royal Oak Perpetual Calendar con caja y brazalete de cerámica negra, lanzado en el Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH) de Ginebra.

En el aniversario 45 del Royal Oak, el primer sport-elegant de la relojería diseñado por Gérald Genta en 1972 con base en la visera de una escafandra de buceo, Audemars Piguet deslumbra con una versión full black de una de las complicaciones que mejor se adaptan a este reloj con bisel de forma octagonal: el calendario perpetuo.

En su prolífica historia, la manufactura de Le Brassus ha tenido sus propios hitos relacionados con el calendario perpetuo. Por ejemplo, en 1955 presentó el primer guardatiempo de pulsera de este tipo con indicación de año bisiesto. Una innovación así merecía ser exclusiva, así que la marca sólo produjo nueve piezas en oro amarillo de 18 quilates.

El año pasado, Audemars Piguet renovó su mecanismo de calendario perpetuo y lanzó un Royal Oak Perpetual Calendar también de oro amarillo. Uno de los cambios visibles fue la inclusión de la semana del año para hacerlo aún más completo.

En este Salón Internacional de la Alta Relojería, la novedad es la cerámica negra con acabados a mano. Como es sabido, la cerámica tiene numerosas ventajas ante otros materiales, como ser virtualmente imposible de rayar, soportar altas temperaturas y ofrecer una gran resistencia ante los impactos.

Su producción, como explica Audemars Piguet, requiere numerosas operaciones para obtener un material uniforme, compacto y súper duro que luego pueda ser maquilado y refinado por sus artesanos.

La firma hace esta comparación: maquilar, pulir, acabar a mano, ensamblar y pasar por control de calidad una caja de acero toma seis horas; en el caso de una caja de cerámica estos procesos toman 30 horas.

El mecanismo de esta novedad, visible a través del fondo de zafiro, es el calibre 5134 de cuerda automática, con 374 componentes y un grosor de sólo 4.31 milímetros. Ofrece 40 horas de reserva de marcha.

Las indicaciones de día, fecha, mes, fases de luna, año bisiesto y semana del año, se despliegan en la esfera decorada con el característico motivo “Grande Tapisserie” del Royal Oak, esta vez en gris slate. Los contadores son blancos, la luna astronómica muy realista y las manecillas recubiertas de material luminiscente garantizan una legibilidad adecuada. La caja, por cierto, mide 41 milímetros de diámetro.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS