Parmigiani renueva la rutina urbana

El nuevo Parmigiani Tonda Métrographe se renueva con un repertorio de funciones que hacen la vida urbana más llevadera. Ahora cuenta con un taquímetro y la legibilidad se mejora con una arquitectura estética impecable.
05/12/2016
09:26
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A

El mundo actual, con todo su ajetreo y velocidad, exige mantener en orden la agenda, para hacer frente de manera eficaz a los retos del día a día. Para ello, es necesario un reloj que responda correctamente, tanto en funcionalidad como presencia, ante cualquier situación.

Parmigiani Fleurier, basado en esta idea, ha recuperado uno de los relojes emblemáticos de la línea Tonda, no sólo para otorgarle un diseño renovado y mejorado, sino para dotarlo con un amplio repertorio de funciones que hacen la vida urbana más llevadera. El nuevo Tonda Métrographe posee un registro dinámico superior, ya que se ha inspirado en distintas referencias relojeras. Por ejemplo, ahora cuenta con un taquímetro, mientras que las proporciones de sus contadores están vinculados a la tradición cronográfica.

La caja, completamente pulida, adopta dos tonos en la esfera: plateado blanco brillante y negro óxido. El reloj oscuro presenta un calcado de oro rosa satinado que hace alusión a las agujas de los dos contadores elaborados en ese mismo material con reflejos cálidos. Por su lado, la esfera clara tiene agujas azuladas, mientras que en los apliques y contadores. La decoración de la esfera ha sido realizada con un peine que retira una ínfima cantidad de material para crear un efecto concéntrico que estría la carátula y le da cierto relieve.

Los contadores de horas y minutos han sido adaptados para tener una mejor lectura. El número 1 en color rojo, contenido en el calendario, es un sutil estímulo de la casa para sus clientes, siempre ávidos de nuevos detalles de distinción. La escala del taquímetro, en armonía con el cronógrafo y siempre fiel a la idea de velocidad, está constituida por un vector adicional que otorga energía al diseño. Las agujas abombadas aportan mucho brillo a esta pieza de aire contemporáneo. El Métrographe se acciona gracias al movimiento de cuerda automática PF315, dotado con un módulo adicional de cronógrafo. Este guardatiempo tiene funciones de horas, minutos y segundos, caja de acero de 40 mm, hermeticidad de hasta 30 m, cristal de zafiro antirreflejante y reserva de marcha de 42 horas. Se presenta en dos versiones: una con correa de cuero y otra con un brazalete de acero.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios