Se encuentra usted aquí

De nuevo con la salud pública

03/09/2017
02:11
-A +A

A raíz de los dos artículos que escribí en este espacio en semanas anteriores, sobre bebés que fallecieron en un hospital y sobre los contagios en esos lugares, recibí muchos comentarios de los lectores (algunos de ellos ya los consigné aquí) y todavía me siguen llegando más. Es evidente que es un tema que nos importa a los ciudadanos.

Hoy vuelvo a eso, por un lector que me escribe: “poner el tema en la mesa es un logro y que deseo abra al menos el debate o la circulación de opciones en una parte de los medios de comunicación masiva” y termina diciendo: “Le ruego no deje el tema”.

Así que aquí estoy, acatando el deseo. Pero retomo el tema, no para volver sobre casos que me relatan o sobre críticas al sistema de salud, sino para referirme a las soluciones que algunos proponen.

El doctor Juan José Santibáñez: “Los académicos tenemos una responsabilidad frente a uno de esos desastres escondidos en lo que se refiere al manejo del o de los sistemas hospitalarios. Hace años hemos tratado de presentar opciones al sector salud desde la UAM Iztapalapa. Nos hemos acercado insistentemente a las autoridades federales y locales para proponer cursos y acuerdos internacionales para educar, re-educar (lo mas difícil) y transferir tecnología, saberes, ética y modelos de organización, de los sistemas que tienen hoy a los japoneses como la población mejor cuidada por su sistema sanitario. ¿Funciona una iniciativa como esta? No. Porque los directivos del sector salud ni nos ven ni nos escuchan. Y cuando nos escuchan piensan que están lo suficientemente limitados por las normas vigentes, así que es mejor ni moverle. No sea que se altere el esquema vigente de licitaciones provechosísimas para los proveedores parásitos de este sector”.

El señor Antonio Mercher: “Comparto con usted un nuevo sistema integral de hacer salud, el cual resuelve el reto de brindar acceso a la salud universal en su primer nivel de atención médica. Imploro que comente nuestra solución, la cual es muy innovadora y hecha en nuestro querido México. La invito a ver estos dos videos los cuales en 1.5 minutos explican de que se trata (https://www.youtube.com/watch?- v=NTdzTvspCO8&t=5s y https://www.youtube.com/watch?v=- dAc99yOKCEE&t=5s).

El doctor Eduardo Gayón Vera: “En todo el mundo, la atención médica está en crisis: la medicina privada es muy cara y la medicina institucional es muy mala. Vea el ejemplo de Estados Unidos y el de Inglaterra, que son polos opuestos y ambos brindan una atención muy deficiente.  Ojalá y este artículo sirviera para que usted realizara un verdadero estudio y análisis de la problemática de la atención médica en México.  ¡Los médicos hacemos lo mejor que podemos con lo poco que tenemos! Ojalá y tuviéramos los recursos que van a recibir los partidos políticos para las próximas elecciones”.

El señor Alex Robles me manda una serie de materiales que tienen que ver con indicadores, estándares y métodos de evaluación sobre el problema y concluye: “Los recursos no llegan como debe ser a los estados y los centros de atención médica”.

En síntesis: lo que más insisten los lectores es que hace falta: a) que se asignen más recursos (y menos a los partidos y elecciones); b) que estos lleguen a su destino; c) que haya estudios a profundidad sobre los problemas; d) que se apliquen estándares y se hagan evaluaciones; e) que las autoridades escuchen propuestas.

Termino diciendo lo siguiente: es impresionante percatarse de los esfuerzos que tantos ciudadanos están haciendo por tratar de encontrar soluciones para este y otros de los problemas del país, y lamento que las autoridades no se den por aludidas.

Pero ya lo dije: a nuestros funcionarios les parece indigno atender lo que tenemos para decir los ciudadanos. Al menos eso es lo que han demostrado durante el tiempo en que hemos estado refiriéndonos a este tema, frente al que ellos han permanecido en silencio.

Escritora e investigadora en la
UNAM. [email protected]
www.sarasefchovich.com

Es licenciada y maestra en Sociología y doctora en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN