Reincidentes en buena hora

A pesar de todo. Tercas como son, y cíclicas, han regresado a nuestras calles las jacarandas. Cada año porfían en su mensaje: se le puede ganar al gris. Les basta el color tan suyo combinado con hartos verdes para darle a la Ciudad una noticia: hay que reclamar, aguantar, tener paciencia, sacar fuerza de donde haya, y hallarla, para no cejar.

La soberanía radica en el pueblo

 

El 31 de enero pasado, 10 asociaciones ciudadanas solicitamos al jefe de Gobierno convocara a plebiscito para la ratificación o negativa de la sociedad capitalina a la nueva Constitución de la CDMX, aprobada por la Asamblea Constituyente.

Ante la respuesta negativa por parte del Gobierno de la Ciudad, el 17 de febrero los representantes de las mismas organizaciones promovimos ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un Juicio de Protección de los Derechos Políticos Electorales del Ciudadano (JDC).

Transparencia, compromiso con la sociedad

Un conjunto de reformas constitucionales y legales han colocado a la trasparencia en México en uno de los mejores momentos de su historia reciente, pero, también, en un punto de arranque para hacer efectivo el ejercicio, sin discriminación ni restricciones, del derecho de acceso a la información y la consecuente exigencia de una efectiva rendición de cuentas del quehacer gubernamental en todo el país. 
 

¿El sistema de justicia penal mexicano solo funcionaría en Suiza?

Ante el efervescente escenario electoral actual, hemos escuchado entre líneas algunas someras propuestas en torno a la impunidad y corrupción, que principalmente se centran en solo considerar que i) se debe de contar con un Fiscal General autónomo e intachable, ii) que hay que modificar la ley para que la justicia penal funcione de manera efectiva para reducir los altos índices de impunidad.

Amok

Esa palabra se me grabó de chico, cuando leía cuentos de Rudyard Kipling en las Indias, y novelas de Reginald Campbell tenían como héroes a tigres y elefantes. Al grito de ¡amok! todos huían, buscaban un escondite, trepaban a los árboles para escapar del elefante preso de un exceso de locura mortífera. Años después leí el relato de Stefan Zweig Amok o El loco de Malasia. La palabra, teorizada por los etnólogos, ha pasado a significar un comportamiento insensato, destructor, homicidio, fuera de control.

Cementerios, epitafios, leyendas

Hay muertos que mueren del todo, otros fenecen “menos” cuando alguien los recuerda y algunos nunca dejan de hacerlo pues sus nombres regresan o se apersonan, ya sea porque nunca terminaron de irse o no se fueron del todo. En Occidente los panteones fueron una invención necesaria. En sus avenidas, bajo las sombras y el vaivén de tilos y robles, como sucedió con Baucis y Filemón, se celebra también la vida. Pocos son Baucis o Filemón.

Páginas