Es Noticia:

3

"PVEM paró crecimiento de Morena; en eso cumplimos"

El senador con licencia PVEM anuncia que regresará al Senado para impulsar una reforma electoral flexible
28/06/2015
04:21
Elena Michel
-A +A

[email protected]

Jorge Emilio González Martínez aparece en el lobby de un hotel de Polanco con el rostro taciturno que lo caracteriza. Dice que 'El Niño Verde', como se le conoce, ha madurado con el paso de los años. Su estilo, informal: unos jeans combinados con una playera Polo... Olvidó el anillo que atestigua que es un hombre casado.

El triunfo electoral histórico del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en esta elección refrenda la alianza que González Martínez pactó hace casi 10 años con el entonces candidato a gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, durante una velada en el restaurante Suntory de las Lomas de Chapultepec.

González Martínez reconoce que en esta campaña luchó cara a cara por algunos de los votos naturales para Morena y reza para que el líder de este nuevo partido, Andrés Manuel López Obrador, no gane en 2018 la Presidencia, ya que lo considera “autoritario, vanidoso y soberbio”.

Recordado por la frase de “me chamaquearon”, para excusarse por un presunto acto de corrupción o por manejar en estado de ebriedad y purgar una “condena” en El Torito, rechaza que haya pedido licencia al Senado para evitar que su imagen dañara al partido. “Yo me retiré para dedicarme 100% al trabajo partidista y a las campañas, lo demás es chisme”, dice para desviar la pregunta sobre el tema.

Hoy, anuncia que en septiembre se reincorpora al Senado para impulsar, entre otros temas, una reforma electoral más flexible en cuanto a la propaganda. Y adelanta que no buscará la coordinación, que recae en Carlos Puente, quien se perfila como candidato del PVEM a gobernador de Zacatecas.

¿El PVEM fue el Caballo de Troya para que el PRI construyera mayoría en la Cámara?

—No fue una estrategia [conjunta]. Nada hay de cierto en eso. Simplemente hicimos una alianza porque así ha sido desde 2001. Tenemos como afinidad que nuestro líder político es el presidente Enrique Peña Nieto. Lo apoyamos en todo. Pero cada partido tuvo su estrategia para ganar votos, jamás dijimos ‘tú te avientas esto o lo otro’, eso no fue pactado ni acordado. Simplemente el Verde le echó muchas ganas.

Dejaron de ser un partido de los fresas y sus promesas fueron más asistencialistas...

—Nunca hemos sido el partido de los fresas. No queremos ser el partido de los fresas. Queremos ser el partido de la gente que necesita oportunidades en México; queremos ser el partido que le importe el cuidado del medio ambiente y de los animales, y de las causas de la gente. Esa persona que votó por el Partido Verde Ecologista de México vio una opción de un partido que cumple y que está dando propuestas que ayudan a la gente en su día a día.

¿Buscaron los votos de Morena?

—Creo que el Verde paró el crecimiento de Morena, y creo que Morena paró el crecimiento del Verde. En eso cumplimos. Mutuamente nos frenamos el crecimiento. Si Morena no hubiera competido, el Verde hubiera llegado a 12 puntos. ¿A dónde se hubieran ido los ocho puntos de Morena? Yo creo que Morena nos hizo daño a nosotros y nosotros le hicimos daño a Morena. Hubo mucha competencia en esta elección. Partidos como el Humanista, que sacó 2% en 2009, los partidos de nueva creación no llegaban ni a 1% y ahora como que la sociedad les quiso dar una oportunidad, y hasta los más nuevos de los nuevos (lograron votos).

Sin embargo, González Martínez apunta que el Instituto Nacional Electoral (INE) aceptó “linchar” al Verde por presiones de los otros partidos que vieron el crecimiento electoral de esta fuerza en las encuestas: “Nos trajeron a puros escobazos toda la campaña”. Y en cambio —reprochó— a Morena “lo trataron muy bien, muy bonito, porque les da miedo meterse con Andrés Manuel López Obrador”.

¿Qué opina de López Obrador?

—Es un obsesionado con el poder, con los reflectores, con la vanidad del ser humano, demasiado vanidoso, egocéntrico. Se cree el centro del universo. Y yo creo que tiene que luchar contra esas debilidades del ser humano. No lo veo como un líder, lo veo como un enfermo de poder. A él le importa él; si él no es Presidente, no le importa que alguien más de la izquierda llegue a la Presidencia, se siente un iluminado.

¿No le gustó cómo gobernó el DF?

—A los asambleístas del Verde no los recibió nunca. Nunca consultó nada. Siempre imponía lo que él creía. Dios nos libre de que eso pase en México.

'El Niño Verde' —así le gusta que le digan— asegura que él y el asambleísta con licencia Jesús Sesma son amigos de varios miembros de la farándula. Pero atribuye el apoyo que artistas dieron al PVEM a través de Twitter a que varios candidatos son sus parientes: “No sólo el esposo de Galilea Montijo, que se quedó a un lugar de entrar por mayoría a la Cámara; otro ejemplo es el hermano de Andrea Legarreta, que será diputado en Guerrero”.

¿Cuánto les pagó?

—A ver, cada quien es libre de mandar el tuit que quiera. Hay candidatos que van y votan y sacan la foto de la boleta tachada y la suben a las redes sociales. Si nos vamos a que algo es violatorio de la ley, está peor lo que hacen los candidatos de poner su boleta tachada, porque ellos sí son candidatos, los artistas, no. Y no les pagamos nada. La ley electoral se tiene que abrir. Tenemos una ley electoral que parece de Venezuela. Todo censuran, hasta el extremo de publicitar en vallas de partidos de futbol y que por ahí pasa la imagen y la TV y lo transmite.

¿Y no les va a organizar una comida para agradecerles?

—Ya veremos, ya veremos...

¿Qué cambios impulsará a la ley electoral?

—Esa ley electoral de 2007 fue una ley de rencores. Hicieron la legislación con base en puros rencores y se repartieron entre tres partidos todos los spots de radio y TV. Lo que hubiera sido justo es que, si se iba hacer una ley donde nadie puede comprar spots, se hiciera un reparto proporcional del tiempo y que todos los partidos tuvieran los mismos tiempos. Los tres partidos se repartieron 80% de espacios de radio y TV.

El senador con licencia se descarta como candidato a gobernador de Quintana Roo, pero explica que el partido ya tiene claro que puede ganar con un candidato propio en dos entidades más. Se reserva los nombres de los estados por estrategia electoral.

¿Qué responde a quienes piden que se les quite el registro?

—Ahí están los votos que nos refrendan la fuerza del partido.

¿Y qué responde a quienes dicen que son un partido satelital?

—No somos satelital. Somos partido aliado. Satélite es que gira alrededor del PRI. Nosotros no giramos alrededor del PRI, nosotros somos un aliado del PRI, y el PRI es un aliado del Verde. Esto se da en todo el mundo, no tenemos el caso cercano de Estados Unidos porque ahí son dos partidos, pero en todos los países donde hay más de dos partidos hay alianzas, sobre todo en Sudamérica.

¿Ser satélite no es lo mismo que ser un aliado?

—Vamos a llevar nuestra agenda legislativa a las reuniones del PRI, igual que ellos llevarán la suya, acordaremos que se apoyen cosas del PRI como ellos tendrán que apoyar cosas del Verde, sacaremos una agenda común. Y seguiremos apoyando en todo al gobierno federal. El Presidente de México es nuestro líder político, nosotros estamos comprometidos con su proyecto de nación. Y lo vamos a apoyar hasta el último día de su gobierno.

González Martínez crítica a la ex primera dama, Margarita Zavala; al jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, y a López Obrador por abrir sus aspiraciones con tres años de antelación, ya que eso genera “tensión” entre los partidos que se empiezan a preocupar más por las aspiraciones de un grupo u otro del partido en lugar de lograr consensos en el Congreso.

Ya hay aspirantes a la Presidencia

—Eso es un error. Eso le hace daño a México. Tenemos que centrarnos en trabajar por el país. Ya habrá tiempo para eso. Les gana la ambición personal, en vez de ver el bienestar de México. Provocan que los partidos entren a una dinámica que ve por el futuro de cada grupo en vez de sacar los proyectos que ayuden a México.

¿Obstaculiza acuerdos en el Congreso de la Unión?

—Claro, los partidos dejan de apoyar algo porque el otro grupo le va a ganar la partida a la otra ala del PAN o del PRD, por poner un ejemplo. Eso hace que el país no pueda caminar tanto estos últimos tres años. Afortunadamente ganamos la mayoría y eso le va a dar viabilidad a algunos proyectos.

El licenciado en administración por la Universidad del Valle de México afirma que no le interesa que su figura sea eclipsada por otros políticos del Verde como el diputado Arturo Escobar y Vega o el senador Carlos Puente.

“Hay buena armonía entre los actores políticos del partido, no tenemos el problema de las grillas o de jaloneos, como pasa en el PAN y PRD, hay orden porque hay buena armonía y buena relación entre todos”, explica.

¿Arturo Escobar brilla más que usted?

—No tengo que estar hasta adelante para contribuir al desarrollo del partido. Yo no soy un obsesionado con salir en medios o con ser el más popular. A mí me importa que al partido le vaya bien y le cumpla a la gente. Y si para eso el lugar que ocupo es el adecuado, feliz; y si para eso me toca ir a repartir playeras casa por casa en las campañas, encantado. Lo que haga por el bien del partido, estoy contento. No necesito salir en la TV ni en los periódicos, no necesito ser el centro de la imagen del Verde, eso no me interesa. Ya superé eso hace muchos años.

¿Está satisfecho con lo que ha hecho por el PVEM?

—Sí, estoy contento. Siempre te hubiera gustado más. Me hubiera gustado llegar hasta un 10% de la votación. Nos afectó mucho todo el golpeteo que promovieron los partidos en el INE, Morena, el PAN, el PRD, pero sacamos la votación más alta que haya sacado el Verde en la historia. Contribuimos para que el Presidente de la República pueda tener la mayoría en la Cámara de Diputados, que es muy importante, lo más importante en esta elección.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS