Reincidentes en buena hora

A pesar de todo. Tercas como son, y cíclicas, han regresado a nuestras calles las jacarandas. Cada año porfían en su mensaje: se le puede ganar al gris. Les basta el color tan suyo combinado con hartos verdes para darle a la Ciudad una noticia: hay que reclamar, aguantar, tener paciencia, sacar fuerza de donde haya, y hallarla, para no cejar.

La soberanía radica en el pueblo

 

El 31 de enero pasado, 10 asociaciones ciudadanas solicitamos al jefe de Gobierno convocara a plebiscito para la ratificación o negativa de la sociedad capitalina a la nueva Constitución de la CDMX, aprobada por la Asamblea Constituyente.

Ante la respuesta negativa por parte del Gobierno de la Ciudad, el 17 de febrero los representantes de las mismas organizaciones promovimos ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un Juicio de Protección de los Derechos Políticos Electorales del Ciudadano (JDC).

Transparencia, compromiso con la sociedad

Un conjunto de reformas constitucionales y legales han colocado a la trasparencia en México en uno de los mejores momentos de su historia reciente, pero, también, en un punto de arranque para hacer efectivo el ejercicio, sin discriminación ni restricciones, del derecho de acceso a la información y la consecuente exigencia de una efectiva rendición de cuentas del quehacer gubernamental en todo el país. 
 

¿Qué debe enfrentar el hipotético Plan B?

En teoría, México y Canadá apostaron por la globalización, en la práctica se conformaron con mantener una relación de dependencia económica con Estados Unidos: el 80% de las exportaciones mexicanas va a ese país, 76% de las canadienses va al mismo mercado.

Poco ha cambiado desde 1993: un año antes de la entrada en vigor del TLCAN, Canadá enviaba poco más de 80% de sus exportaciones a Estados Unidos, en el caso de México la cifra rondaba 90%. El proceso de globalización y apertura comercial implementada por ambos países no sirvió para diversificar el destino de sus exportaciones.

La "revolución de octubre"

Obviamente se trata de octubre de 1917 en San Petersburgo, rebautizado Petrograd porque el nombre sonaba demasiado germánico a la hora de la guerra mundial. ¿Por qué el entrecomillado? Porqué lo que hizo en aquel entonces Trotzki, futuro “organizador de la victoria” del Ejército Rojo, fue, él mismo lo cuenta, un golpe de fuerza; un golpe facilísimo, puesto que, palabras suyas, el poder se encontraba en la alcantarilla, bastaba con agacharse para tomarlo. Lo tomó y lo entregó a Vladimir Illich Ulianov, “a” Lenin. Si bien no fue una revolución, fue el prólogo de la revolución bolchevique.

Abortos inseguros en 2017

Tener el derecho a morir con dignidad y a abortar con seguridad son temas médicos, sociales y económicos. Quienes tienen suficientes recursos monetarios pueden, si su agenda religiosa se los permite, pensar en morir con dignidad, esto es, acercarse a doctores y precipitar la muerte. Lo mismo sucede con las mujeres que desean o deben abortar: las ricas lo hacen cobijadas por bonanzas médicas, mientras que las pobres arriesgan su vida y, si fracasa el procedimiento y mueren, dañan a su entorno íntimo; íntimo, en naciones pobres, México entre ellas, significa abandonar a hijos e hijas.

Páginas