Reincidentes en buena hora

A pesar de todo. Tercas como son, y cíclicas, han regresado a nuestras calles las jacarandas. Cada año porfían en su mensaje: se le puede ganar al gris. Les basta el color tan suyo combinado con hartos verdes para darle a la Ciudad una noticia: hay que reclamar, aguantar, tener paciencia, sacar fuerza de donde haya, y hallarla, para no cejar.

La soberanía radica en el pueblo

 

El 31 de enero pasado, 10 asociaciones ciudadanas solicitamos al jefe de Gobierno convocara a plebiscito para la ratificación o negativa de la sociedad capitalina a la nueva Constitución de la CDMX, aprobada por la Asamblea Constituyente.

Ante la respuesta negativa por parte del Gobierno de la Ciudad, el 17 de febrero los representantes de las mismas organizaciones promovimos ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un Juicio de Protección de los Derechos Políticos Electorales del Ciudadano (JDC).

Transparencia, compromiso con la sociedad

Un conjunto de reformas constitucionales y legales han colocado a la trasparencia en México en uno de los mejores momentos de su historia reciente, pero, también, en un punto de arranque para hacer efectivo el ejercicio, sin discriminación ni restricciones, del derecho de acceso a la información y la consecuente exigencia de una efectiva rendición de cuentas del quehacer gubernamental en todo el país. 
 

Las leyes no se cumplen, se litigan

En México, cumplir la ley ya no es la regla sino la excepción. Parece una frase hecha, pero mi punto es que cuando las instituciones fracasan en el cumplimiento de sus obligaciones básicas y ellas mismas se vuelven en contra del Estado de Derecho, lo que sigue es la ruptura de la convivencia. Si los conflictos no pueden resolverse por medio de la ley, entonces se resuelven por la fuerza. Y en esas condiciones, obviamente no gana quien tiene la razón sino quien acumula más poder.

De socios a estorbos: México y EU

Han corrido ríos de tinta en la prensa internacional sobre el año de Trump, que termina con un apagón. No esperaba menos. En México los análisis sobre este primer cuarto de la administración han oscilado entre una trivialización del personaje (por cierto muy apropiada, pues es un individuo que ha envilecido la institución que en él se encarna) y un énfasis en el tratamiento de temas específicos como la convivencia interracial (particularmente su dureza con los dreamers) o el comercio internacional del que parece desconocer sus fundamentos.

La lucha por el voto útil

Hoy por hoy, cualquiera de los tres punteros podría alcanzar la victoria. Pero la tendencia favorece a López Obrador. En todas las encuestas está arriba. Y tanto Meade como Anaya están bastante desdibujados (más el primero que el segundo) mientras que AMLO sigue marcando agenda con propuestas, contradicciones y desdichos. No importa.

¿Por qué Meade?

No tengo la menor duda de que lo que le conviene a México es que Meade sea Presidente. Estamos hablando de un hombre completo: ejemplar servidor público con solida preparación académica, ciudadano responsable, buen padre de familia y persona íntegra en toda la extensión de la palabra. Nunca ha militado en partido político alguno pero ha servido por igual a gobiernos del PAN y del PRI con eficacia, eficiencia, buenos resultados y honradez.

Páginas