Dev.f: un gimnasio para la mente

Este proyecto busca ser una "escuela de hackers" en donde especialistas se puedan acercar al mundo laboral
Foto: Archivo
29/07/2015
11:05
Diana Cabrera
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

Dev.f se describe con facilidad: es una escuela para programadores que buscan desarrollar ideas. Se creó en 2014 con el objetivo de que fuera un lugar donde especialistas de este tema pudieran seguir aprendiendo y vincularse al mundo laboral.

La comunidad de Dev.f está compuesta por personajes líderes en innovación tecnológica como Jorge Molina, director regional de Google Enterprise, Alfonso Luna, CEO de Kentriki, Rodolfo Wilhelmy , Chief Data Officer. Dentro de la organización hay otro equipo llamado Senseis, conformado por más de 15 personas que le dan vida a Dev.f como lo son Manuel Morato, Sandra Macías y Enrique Díaz.

Manuel Morato Mungaray, cofundador de este proyecto, definió a Dev.f como una escuela de hackers. “Somos hackers, pero en el buen sentido de la palabra; no somos los que se roban contraseñas o quienes hacen crímenes cibernéticos, sino desarrolladores que construimos, a través de los sistemas informáticos, formas para mejorar diferentes factores de la sociedad con elementos de creatividad e innovación”, dijo en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

Además de ser un lugar de enseñanza, funciona como un gimnasio para la mente. Conforme los estudiantes avanzan tienen la habilidad de resolver problemas cada vez más difíciles.

Para ingresar a la escuela existe un filtro de selección al que se puede aplicar mediante su sitio web, los aspirantes son elegidos con base en su calidad humana, es decir, en palabras de Morato Mungaray “más que buscar personas que sepan programar muy bien, buscamos que sean personas con mucha hambre de aprender y crear cosas nuevas.”

La escuela de desarrollo tiene diferentes niveles que se clasifican de acuerdo a los conocimientos que las personas tengan en programación. Dichos niveles se dividen en Cinta Blanca (para personas que no saben nada de programación), Cinta Roja (aquellas que saben los fundamentos, pero que quieren aprender acerca de la programación orientada) y Cinta Negra (para quienes dominan la programación y desean conocer las herramientas más recientes para desarrollo web o móvil).

De acuerdo con el director de Dev.f, “la cultura hacker puede ser un elemento que transforme a México; nosotros pensamos que una persona con una computadora y acceso a la red puede generar cambios sustanciales”.

Dev.f vio la necesidad de acercarse a la solución de problemas con base en la programación, ya que cada vez más miembros de la sociedad tienen inquietud de crear cosas nuevas para ingresar al mundo informático y transformar su realidad.

 

Comentarios