Crecen estafas en gasolineras

Las estaciones revisadas por Profeco cada vez presentan más anomalías. En lo que va de 2015, 66% incurrieron en diversas fallas
29/06/2015
09:35
-A +A

[email protected]

Las irregularidades que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) encuentra en las gasolineras que verifica, lejos de disminuir, van en aumento. Mientras que en el primer trimestre de 2014 la dependencia halló anomalías en 58% de las estaciones de servicio revisadas, entre enero y marzo de este año las fallas alcanzaron 66%.

Algunas estaciones de servicio insisten en incurrir en anomalías a pesar de haber sido inspeccionadas por la dependencia en más de dos ocasiones en los últimos 15 meses, y continúan funcionando.

Las principales fallas detectadas son la venta de litros incompletos, errores de repetibilidad —es decir, la inestabilidad de las mangueras al efectuar diferentes mediciones de combustible por la misma cantidad pagada—, desperfectos o piezas sueltas en las bombas despachadoras, bombas que no detienen el despacho de combustible automáticamente y precintos rotos.

EL UNIVERSAL realizó un ejercicio para conocer si algunas gasolineras siguen despachando menos litros de los solicitados aun cuando ya fueron sancionadas por la Profeco. Para la selección se utilizó la herramienta “Litros Completos”, una aplicación web creada por este medio para indicar al consumidor cuáles son las mejores opciones cercanas al lugar donde se encuentra para cargar gasolina.

En cada gasolinera hay uno de los siguientes cuatro escenarios: 1) si presentó alguna de las 24 anomalías por las cuales la Profeco inmoviliza sus mangueras como medida precautoria (en rojo), 2) si no exhibió irregularidades (en verde), 3) si se negó a la verificación (en naranja) y 4) si no ha sido revisada (en amarillo).

La aplicación se alimentará periódicamente con los resultados de las revisiones que la Procuraduría publique en el portal del Programa Nacional de Verificación de Combustibles.

Utilizando la aplicación, se eligieron tres estaciones de servicio: dos en donde la dependencia ha inmovilizado mangueras por hallar en ellas irregularidades y otra más en donde no encontró anomalías.

Durante el recorrido, el equipo que realizó este trabajo se percató que todas las mangueras de las estaciones sancionadas trabajaban con normalidad. En una de ellas, recibimos medio litro menos del combustible comprado.

Compre 7 litros, llévese 6 y medio

Utilizando una cámara oculta, el equipo de EL UNIVERSAL acudió a tres estaciones de servicio para comprar siete litros de gasolina en cada una. Las primeras dos estaciones —ubicadas en Ribera de San Cosme 114 y Av. Ejército Nacional 125— han sido sancionadas por la Profeco, mientras que la tercera —localizada en Laguna de Términos 516— aprobó la verificación.

En cada gasolinera, el combustible se vertió en contenedores y luego se vació en jarras graduadas para saber quién entregó los siete litros completos y quién no.

Estos fueron los resultados. La estación de Ribera de San Cosme, perteneciente a Seven Service S.A. de C.V., sí despachó los siete litros completos, lo mismo que la de Laguna de Términos 516 (propiedad de Servicio Pátzcuaro).

Sin embargo, la gasolinera localizada en Ejército Nacional 125, sancionada por la Profeco dos veces en menos de siete meses por vender litros incompletos, no entregó el volumen de combustible comprado.

La diferencia entre lo pedido y lo entregado fue menor. De siete litros, la estación propiedad de Grupo Ejército S.A. de C.V. sólo entregó seis y medio, es decir 8% menos. El diferencial fue tan evidente que no se necesitó de un instrumento de medición sofisticado para notarlo.

El ejercicio hecho por EL UNIVERSAL fue muy básico en comparación con el trabajo que realiza el personal de la procuraduría.

Para la verificación volumétrica —es decir, para revisar que las mangueras despachen litros de a litro— la dependencia utiliza unos recipientes llamados “jarras” que tienen una escala perfectamente graduada para distinguir la menor variación en el despacho de combustible.

Se llevan a cabo no una sino nueve mediciones por cada una de las mangueras —tres en la velocidad más baja en que puede despachar, tres a velocidad media y tres a la velocidad más alta— para detectar errores de “repetibilidad”, es decir, si una bomba entrega distintas medidas de combustible para la misma cantidad solicitada.

El error de “repetibilidad” se presenta cuando el margen de dispersión entre los resultados obtenidos en tres despachos consecutivos de 20 litros supera los 60 mililitros.

El caso más extremo es cuando se detecta que las mangueras despachan litros incompletos en todas las mediciones, como la gasolinera de Ejército Nacional. La normativa vigente admite hasta 100 mililitros faltantes por cada 20 litros de gasolina despachada (aproximadamente un tercio de una lata de Coca-Cola). Las mangueras que rebasan este margen de error son inmovilizadas como medida precautoria.

Las fallas volumétricas son las principales causas para paralizar las bombas despachadoras pero no las únicas. De hecho existen 24 causales por las que se puede sancionar a una estación de servicio.

Crecen irregularidades

Durante el primer trimestre de 2015, la Profeco verificó 570 gasolineras en el país y en 375 procedió a inmovilizar al menos una manguera por hallar irregularidades, esto es, en 66% de los casos. En el mismo periodo del año anterior, la dependencia había encontrado fallas en 58% de las estaciones revisadas.

Considerando también que 10% de las estaciones visitadas entre enero y marzo de este año se opusieron a la verificación, la Profeco sólo encontró en orden a una de cada cuatro.

Las 570 gasolineras revisadas en los primeros tres meses del año más las mil 792 revisadas en 2014 apenas suman una quinta parte de las 11 mil 246 franquicias que existen en todo el territorio nacional, por lo que el riesgo para los consumidores puede ser latente en el resto.

Meses atrás, este medio informó que en estados con presencia del crimen organizado como Michoacán, Tamaulipas y Guerrero, la labor de la Profeco es aún más limitada, pues ha revisado menos de 10% de las estaciones de servicio existentes en esos lugares.

En la lista negra

Existen empresas que cuentan con más de una gasolinera con desperfectos. Es el caso de Servicios Gasolineros de México, S.A. de C.V., compañía que en el primer trimestre de este año recibió la visita del personal de la Profeco en nueve estaciones de servicio, de las cuales ocho mostraron alguna irregularidad, casi todas ubicadas en la ciudad de Monterrey.

En el mismo periodo, autoridades de la dependencia federal revisaron seis estaciones de la empresa Petromax, S.A. de C.V., cuatro de Consorcio Gasolinero Plus, S.A. de C.V. y tres de Operadora Gasoil, S.A. de C.V., la mayoría en el Distrito Federal y el Estado de México. En todas se encontraron irregularidades.

Una suerte similar corrió las empresa E.S.G.E.S., S.A. de C.V. La Profeco revisó cinco estaciones de servicio localizadas en el estado de Campeche, de las cuales cuatro presentaron anomalías, otra se negó a ser verificada y sólo una no presentó problemas.

En el DF, entidad donde se llevó a cabo el ejercicio, existen siete estaciones que han sido sancionadas en tres ocasiones en los últimos 15 meses por despachar litros incompletos, presentar errores de “repetibilidad” o tener los precintos rotos. Los precintos son los dispositivos de seguridad que sirven para evitar la manipulación del ajuste de los instrumentos de medición.

Estas estaciones se ubican en Av. 16 No. 13, Av. División del Norte 2570, Av. Santa Lucía 810, Calzada de Tlalpan 424, Av. Luis Cabrera 480, Av. Revolución 775 y Boulevard Adolfo López Mateos 315.

Los resultados de las verificaciones a todas las gasolineras del país están disponibles a partir de hoy en “Litros Completos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios