Perfil. Marcelino Perelló, un provocador

Una académica de la Facultad de Ciencias de la UNAM confirmó la muerte del ex líder del movimiento estudiantil de 1968
Archivo / EL UNIVERSAL
05/08/2017
11:31
Redacción
Ciudad de México
-A +A

La doctora Catalina Stern, secretaria general de la Facultad de Ciencias de la UNAM, confirmó la muerte de Marcelino Perelló Valls, ex líder del movimiento estudiantil de 1968, de izquierda, admirador de Fidel Castro y ex conductor de Radio UNAM.

Conocido como “Marcelo”, “Marce” o “El salmón”, por sus recomendaciones y llamados a “navegar contracorriente”,  el ex académico es hijo de Marcelino Perelló Domingo, un guerrillero, político y periodista español que llegó junto con su familia a México en 1942. Perelló Valls se volvió representante de la Facultad de Ciencias de la UNAM ante el Consejo Nacional de Huelga e ingresó al Partido Comunista Mexicano (PCM) en 1965.

Perelló fue detenido el 27 de julio, al inicio del Movimiento estudiantil, después de que la policía allanara el local del PCM el 26 de julio de 1968; fue liberado un día después.

Tras la matanza del 2 de octubre, Marcelino se exilió en Europa, donde estuvo por 16 años. En el viejo continente se gradió como matemático en 1975 por la Universidad de Bucarest; dosaños después obtuvo la maestría en ciencias.

Fue profesor de Asignatura A en la UNAM, institución a la que ingresó en 1990. Ahí impartía el Seminario de Filosofía de la Ciencia III en el ciclo 2017-2.

Otras de las instituciones donde ha impartido clases son la Universidad Autónoma de Sinaloa (1985-1986) y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (1987-1988).

El 28 de marzo pasado inició su programa en Radio UNAM con un consejo: “Salmones queridos, cardúmenes del mundo entero, naveguen contracorriente. Siempre recuerden que la corriente es la que está equivocada, no nosotros”, les dijo a sus radioescuchas.

Ésa es una de las frases que precedieron las declaraciones del académico y ex conductor del 860 AM sobre el caso de la violación cometida por el grupo de jóvenes veracruzanos conocidos como “Los Porkys”, las cuales llevaron a su despido de la emisora y a la terminación de un programa que en julio de este año cumpliría 16 años al aire.

Perelló Valls fue despedido por decir al aire que la joven víctima de “Los Porkys”, un grupo de jóvenes veracruzanos, estaba “metible” y que “si no hay verga no hay violación”, tras el amparo que le concedió un juez a uno de sus agresores.

Los amigos de Perelló lo veían como un “mentor” de opiniones “escandalosas pero sinceras” en un país de intelectuales “mochos”; para sus detractores, es un “misógino” y un “macho” que tiene “demencia senil”; para personas que lo han conocido en reuniones es un “intelectualoide que a veces dice pendejadas”.

Los comentarios polémicos no fueron extraños en Perelló Valls. “En los 60’s todo era blanco y negro, por eso la primera vez que vi a un güey con calzones rojos pensé: ‘este güey es puto’”, es uno de los chistes comunes que se le escuchaba hacer en sus tertulias y reuniones que le gustaba organizar en su departamento en la colonia Del Valle.

Sus cercanos lo defendieron y mostraron su apoyo; aunque no todos coinciden con sus comentarios, señalan que fue víctima de un linchamiento en su contra y reclaman a la UNAM no haber mostrado los valores de “tolerancia” y “pluralidad” que tiene.

Una anécdota revela que lo polémico de sus comentarios data de hace tiempo. Era el 11 de septiembre de 2001 y Perelló Valls estaba en Ciudad Universitaria a punto de participar en un foro sobre la caída del presidente chileno Salvador Allende, ocurrida ese mismo día pero en 1973.

La noticia sobre el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York se estaba dando a conocer y, según cuenta uno de los asistentes a ese foro que platicó con EL UNIVERSAL, Perelló Valls inició su ponencia con una frase que hacía referencia a que fue Estados Unidos el actor intelectual de la caída de Allende y el primer gobierno socialista elegido democráticamente en América Latina.

“Me acuerdo muy bien porque cuando supimos lo de las Torres Gemelas apenas íbamos en camino a C.U., a un foro sobre el golpe de Estado de Pinochet. Veníamos desde la FES Acatlán e íbamos llegando cuando Marcelino empezó su participación y dijo claramente, me acuerdo muy bien: ‘una torre a la salud de Chile’”, comentó.

Perelló Valls continuamente hizo referencias a que tiempos pasados eran mejores cuando no había televisión, internet o Netflix, pero en su cuenta de Twitter, donde la mayor parte de sus últimos posts están escritos en catalán, exhibe su gusto por el futbol y su afición al Barcelona; además, constantemente utilizaba la herramienta flwrs.com para revisar y publicar la cantidad de follows y unfollows que tiene en esa red social.

Además de sus comentarios en torno al caso de Daphne y la agresión que sufrió de “Los Porkys”, el académico defendió el acoso callejero e incluso opinó de forma polémica sobre otros casos en los que la justicia ha fallado a favor de las víctimas, como el de la periodista Andrea Noel, a quien un hombre le bajó los calzones en la colonia Condesa, o el de la joven Yakirí Rubio, quien fue encarcelada después de matar al hombre que la violó.

En ambos casos, las culpó de lo que les sucedió.

“¡¿Para qué andas usando faldas cortas, pues?! ¿Pa’ que se te vean o pa’ que no se te vean las piernas? ¡La próxima vez que salgas a la calle, ponte armadura, hija de la chingada! (...) ¡Las mujeres quieren gustar, quiere decir que quieren atraer! (…) Una chava cuero que se pone minifalda ya sabe que va a despertar la libido de los güeyes. ¡Para eso se la pone! O qué, ¿para qué? ¿nomás porque hace calor? No”. 

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS