Sistema penal, con más dudas que resultados: Arquidiócesis

Nuevo modelo es una “peligrosa puerta giratoria” para los delincuentes, asegura; afirma que reformas estructurales no han tenido resultados contundentes
Durante la homilía dominical, Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, oró para que los jóvenes mexicanos “eviten las tentaciones del mal”. (YADÍN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
14/08/2017
02:23
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

La Arquidiócesis Primada de México aseguró que es la sociedad quien padece las carencias en la implementación adecuada del nuevo Sistema Penal Acusatorio y de cómo se han aprovechado sus deficiencias para que se puedan cometer delitos que no ameriten prisión.

A través del editorial del semanario religioso Desde la Fe, la iglesia señaló que a poco más de un año de su puesta en marcha “pone en la mesa más preguntas que resultados contundentes en beneficio de una sociedad agobiada por los delitos”.

“Puerta giratoria” es el título del artículo que afirma que los ciudadanos no dieron crédito cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la liberación inmediata de más de diez mil presos de las cárceles de la Ciudad de México. “El supremo tribunal determinó en julio pasado que a los procesados bajo las reglas del antiguo sistema penal se les debían aplicar los beneficios del nuevo Sistema Penal Acusatorio”.

La arquidiócesis retoma el informe Hallazgos 2016: seguimiento y evaluación de la operación del Sistema de Justicia Penal en México, publicado por el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC), el cual indica que el nuevo sistema tiene defectos legislativos y deficiencias institucionales en procuradurías y ministerios públicos por la escasa profesionalización para llevar a los criminales ante la justicia.

El mismo reporte manifiesta que al año de haberse echado a andar el sistema, el procurador general de la República habría reconocido la poca confianza de la ciudadanía en las instituciones encargadas de impartir justicia. La arquidiócesis resalta que “en las reformas estructurales vemos poco a poco un efecto dominó en cuanto a la ausencia de resultados contundentes e inmediatos”.

El texto concluye que algunos magistrados locales admiten que el Sistema Penal Acusatorio es una peligrosa puerta giratoria “los criminales entran y salen de los juzgados como si nada pasara, y sólo para elevar los índices delictivos que algunos se empecinan en minimizar”.

Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, oró por los jóvenes mexicanos durante la homilía dominical “para que eviten las tentaciones del mal y las ideologías de la cultura de la muerte y utilicen el arte, la cultura y el deporte como expresiones vivas de su edad y sean reforzadas en cada momento por la fe y la familia”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS