“Universidad, conciencia crítica y ética del país”

Faltan liderazgos con autoridad moral: De la Fuente; investigación está “insuficientemente” ligada con realidad, dice
28/07/2017
02:00
Astris Rivera y Misael Zaval
-A +A

[email protected]

La Universidad continúa siendo la conciencia crítica del país, pero también requiere ser la fuente ética que en algún momento perdió el servicio público, afirmó Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al presentar el libro Mejorar la vida de los mexicanos, destacó que la gran tarea de la Universidad es incidir en las políticas públicas, hacer que sus planteamientos sean escuchados para “nutrir de ideas el discurso político de todos los días que está vacío, lleno de lugares comunes y de frases verdaderamente insoportables. No nos perdamos en otras posibles rutas que además cuando se han transitado no han resultado exitosas.

“La Universidad es hoy la conciencia crítica, que lo sigue siendo, ahora también podemos ser otro elemento que tanto nos falta: la conciencia ética en una sociedad que en algún momento perdió en el camino la ética del servicio publico”, subrayó.

Resaltó que la gran fortaleza de la Universidad es su “autoridad moral”, la cual representa una alternativa ante una de las mayores crisis que atraviesa la sociedad actual en muchos países, incluyendo México, por lo que no debe perder su misión, sino defender sus propuestas y argumentos a fin de incidir en las políticas públicas.

Advirtió que hay que ser cuidadosos de hasta dónde una Universidad debe llegar para que sus propuestas tengan consecuencias y no desvirtuar su naturaleza que se encuentra en el terreno de las ideas y entrar en una “dinámica “militante”, por lo que llamó a cuidar la autoridad moral que poseen los universitarios. Dijo que las instituciones universitarias representan grandes espacios de pensamiento.

“Lo que faltan son liderazgos con autoridad moral que puedan ser escuchados. Esa característica de los universitarios es algo que tenemos que cuidar todos los días con rigor, autocrítica, con planteamientos inteligentes, suficientemente persuasivos, vehementes, pero al mismo tiempo respetuosos y que vamos a tener mucho más en la medida que nos manejemos en esa dinámica, que en desvitrtuar a la Universidad y meter nuevamente a las escuelas en una dinámica militante, que las sacan de su orientación que sigue siendo fundamentalmente el terreno de las ideas”, expresó.

Comentó que la investigación que se realiza en las universidades está “insuficientemente” vinculada con los problemas de la realidad, por lo que se requiere la generación de conocimiento que nutra las políticas públicas.

Señaló que ha faltado encontrar los eslabones que permitan una mayor articulación entre las propuestas universitarias y las problemáticas que enfrenta la sociedad, para que se vean reflejadas en la elaboración de las políticas públicas de la nación.

“Hace poco más de 10 años en una reunión de análisis buscábamos vincular a la Universidad con los problemas verdaderos, el eslabón que faltaba y sigue faltando es la investigación. No deja de ser una realidad que la investigación que se hace en las universidades en general está insuficientemente vinculada con las problemáticas”, expresó.

Leonardo Curzio, articulista de EL UNIVERSAL, comentó que el libro combina la teoría social con estudios de caso concretos en los que se aborda la construcción de la ciudadanía y el empoderamiento de las comunidades para la generación de soluciones que contribuyan a la mejora de las condiciones de la población.

El también investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM destacó que la obra contiene un elemento pedagógico al mostrar casos específicos, como el de Atoyac de Álvarez, en Guerrero. Ahí los ciudadanos lograron organizarse para la mejora de su entorno.

Por la mañana, De la Fuente acudió a un encuentro con jóvenes de la escuela de verano del PRD. Dijo que buena parte de la sociedad está resentida con la clase política porque no ha sabido responder a necesidades de la gente. “La clase política se agrupa en partidos, entonces la sociedad no quiere a los partidos”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios