Arquidiócesis asegura que SNA opera con carencias

Puesta en marcha del sistema anticorrupción pone en entredicho la lucha contra este flagelo, dicen
No quieren SNA. El editorial del semanario religioso Desde la Fe asegura que hay resistencias (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIEVRSAL)
24/07/2017
02:29
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

El Sistema Nacional Anticorrupción entró en vigor con “graves carencias”, aseguró la Arquidiócesis Primada de México a través del editorial del semanario religioso Desde la Fe, puesto que consideró que a pesar que de que la estructura orgánica se ha echado a andar, las figuras más emblemáticas todavía permanecen en la incertidumbre. 

“Las piezas del sistema exigen una coordinación que ya no debería admitir más dilaciones, porque la corrupción ha favorecido en gran medida el crecimiento del crimen organizado, mal que se agrava y cuesta mucho dinero a los mexicanos; destruye y corroe la vida democrática, y aniquila la marcha del país, cuyas autoridades, están seriamente cuestionadas por una ciudadanía en creciente desconfianza”.

Corrupción y negligencia es el título del artículo, en el que se afirma que la entrada en vigor del Sistema Nacional Anticorrupción llegó con un pronóstico “fatal” y que pone en entredicho la capacidad política y la sinceridad de sus intenciones por terminar con la corrupción “que permea y asfixia la vida pública del país en todos los niveles, afectando las responsabilidades públicas e impactando gravemente en la vida de los ciudadanos, que son víctimas de la misma”.

La Arquidiócesis, que encabeza el cardenal Norberto Rivera Carrera, recordó que al inicio de la presente administración, una de las promesas clave para el sexenio fue acabar con la corrupción, incluso, al momento de designar a los miembros del gabinete no se incluyó al titular de la Secretaría de la Función Pública, porque se preveía la desaparición de esta dependencia y en su lugar aparecería un sistema independiente, que sería conducido por personas reconocidas y éticas.

Mencionó que desde mayo de 2015, cuando se promulgó la reforma que estaría encaminada a combatir a la corrupción, se ordenó la estructuración de una legislación que reglamentara el sistema nacional, pero que el conjunto de leyes que el Congreso de la Unión estaba obligado a conformar, no tuvieron tersas negociaciones.

“Al contrario, pasaron por resistencias de la clase política, bajo el tamiz de la ciudadanía que ha exigido la designación de autoridades con capacidades plenas, así como castigar las deshonestidades de la corrupción”.

En este sentido, el texto reafirmó que la puesta en marcha del sistema ahora debe pasar por otra etapa, la cual mantiene estancada la posibilidad de que entre en operación el mismo: la designación del fiscal anticorrupción.

“Esta tuvo una pasarela de candidatos que, al final, conformó una lista que está en el cajón legislativo. Igualmente, los senadores han dilatado la designación de los magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa para la integración de las salas especializadas”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS