Pensé rendirme, pero quiero seguir estudiando, dice joven rechazada de la universidad

Fernanda Naranjo, de 18 años, presentó este año su examen de ingreso para la UAM, la UNAM y el IPN, pero en todas las opciones se quedó a siete aciertos de ingresar y poder estudiar una licenciatura
Teresa Moreno / EL UNIVERSAL
06/06/2017
14:44
Teresa Moreno
Ciudad de México
-A +A

[email protected]
Frustrados, desesperanzados y con ganas de llorar. Ésa es la sensación que dejó en jóvenes de entre 18 y 21 años el haber sido rechazados por instituciones de Educación Superior tras una, dos y tres ocasiones, en algunos casos hasta más, de haber presentado su examen de admisión en las universidades públicas de la zona metropolitana del Valle de México.

Fernanda Naranjo, de 18 años, presentó este año su examen de ingreso para la UAM, la UNAM y el Politécnico en las carrera de Humanidades, Psicología y Administración, respectivamente. En todos los casos se quedó a siete aciertos de ingresar y poder estudiar la carrera. Para sus exámenes, diariamente estudió alrededor de tres horas, compró guías, asistió a un curso de preparación: se sentía segura de lograrlo pero no pudo.

“Me sentí mal. Al principio mi idea era rendirme y meterme a trabajar, pero quiero seguir estudiando. Me sentía muy capaz. Yo creo que si hubiera más lugar en las universidades sí me hubiera quedado porque me preparé y todo”, platicó Fernanda, egresada del CETIS 42.

Fernanda ha pensado que si no logra ingresar a la carrera, tendrá que buscar una universidad privada. Ésta es su última opción puesto que las colegiaturas son caras y sus papás solo pueden apoyarla con la mitad, por lo que tendría que trabajar para seguir estudiando.

“Al principio me sentí triste y decepcionada de mí. Cuando mi papá pensó que no me había preparado y que no puse tanto empeño, me sentí todavía peor. Después comprendí que no fue mi culpa y que quiero seguir estudiando”, dijo.

Esta tarde marchan cuando menos cien jóvenes pertenecientes al Movimiento de Estudiantes Excluidos de la Educación Superior (MAES) hacia la Subsecretaría de Educación Superior en Miguel Ángel de Quevedo para demandar, como cada año desde hace 12, la instalación de una mesa de negociación con la SEP e instituciones de educación superior para abrir espacios educativos para jóvenes que fueron rechazados.

Los jóvenes se reunieron desde las 10:00 de la mañana en la exanada de la Rectoría en Ciudad Universitaria; en el piso, pintaron la consigna “¡La Universidad para el Pueblo!” y entregaron un documento dirigido al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el cual le demandaron que la institución participe en las mesas de negociación con la SEP donde se traten nueve puntos de su pliego petitorio.

Estas exigencias integran: garantizar el derecho de educación superior y media superior a todos los jóvenes que lo soliciten; incrementar la matrícula en la UNAM, IPN, UAM, Universidad Pedagógica Nacional y Autónoma de la Ciudad de México en la CDMX y su área metropolitana.

Construir más universidades en la zona, con el modelo de enseñanza de las universidades de más alta calidad, cancelar el examen de admisión como mecanismo de ingreso, aumentar el presupuesto a la educación pública, incorporar el Colegio de Bachilleres a la UAM; otros sistemas como CETIS, CONALEP Y CECYTEM al IPN; a la UAEM el sistema de bachillerato público y al Instituto de Educación Media Superior de la CDMX a la UACM y garantizar a sus egresados el pase directo.

El 17 de junio, el MAES tendrá una asamblea en la Facultad de Ciencias de la UNAM donde sus integrantes se prepararán para una mesa de negociación con la SEP donde demanden la apertura de más lugares. 

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS