Se encuentra usted aquí

Juegan 12 por rectoría de la UAM

Se presentarán ante la Junta Directiva, que determinará quién será el líder de la institución educativa para el periodo 2017-2021
Arranca la carrera por la sucesión en la institución educativa para el periodo 2017-2021. FOTO: BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL
21/06/2017
03:50
Teresa Moreno
-A +A

Al concluir el registro de los aspirantes para ocupar la rectoría general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), fueron 12 aspirantes los que se presentarán ante la Junta Directiva, que determinará quien será el líder de la institución para el periodo 2017-2021.

Se registraron Patricia Alfaro Moctezuma, Homero Jiménez Rabiela, Cuauhtémoc Perseo López Herrera, Romualdo López Zárate, Norberto Manjarrez Álvarez, Óscar Armando Monroy Hermosillo, Octavio Nateras Domínguez, Eduardo Abel Peñalosa Castro, Iris Edith Santacruz Fabila, Emilio Sordo Zabay, Christian Eduardo Vázquez Pizarro y Javier Velázquez Moctezuma.

Las principales preocupaciones que reflejan los planes de trabajo de los candidatos están relacionadas con el presupuesto para la UAM, la renovación de la planta académica, la desconcentración del poder de la Rectoría General para dar mayor autonomía a las unidades y la ampliación de las instalaciones.

El número de aspirantes para esta ocasión resulta inusitada para algunos integrantes de la comunidad universitaria. En la convocatoria pasada para el periodo 2013-2017, cuando fue electo Salvador Vega y León, la Junta Directiva auscultó las propuestas de nueve candidatos y entrevistó a cinco. En la convocatoria para el periodo 2009-2013, en la cual resultó ganador Enrique Fernández Fassnacht, fueron seis.

Ante esta situación, podría pesar una tradición que se ha cumplido a lo largo de 41 años y es que todos los rectores de la institución, con excepción de Fernández Fassnacht (2009-2013) y Sergio Reyes Luján (1981-1985) habían sido previamente rectores de unidad.

En el proceso se ha hecho notoria la presencia del rector general Salvador Vega y León, por dos factores que tienen a la institución en medio de un proceso jurídico: uno, la “regla de los 70 años” una reforma a la Ley Orgánica de la UAM que se aprobó en 2016 y que ha limitado la permanencia en el cargo de funcionarios a partir de los 70 años de edad y dos, en consecuencia de esa modificación, el hecho de que la Junta Directiva elegirá al sucesor de Vega y León con ocho en lugar de nueve integrantes.

Para ser rector, la Ley Orgánica señala que debe tener “más de 30 y menos de 70 años”.

Una interpretación de esta ley dio como resultado la destitución de los integrantes de la Junta Directiva: Ana María Cetto, Patricia Galeana, Carlos Pallán y Enrique de la Garza Toledo, previo a este proceso. Sólo Pallán inició un proceso judicial por la aplicación de la reforma, cuando él aún estaba en funciones.

En caso de aplicarse la norma a los aspirantes a suceder al actual rector, se haría en el caso de tres candidatos: Romualdo López Zárate, ex rector de la Unidad Azcapotzalco 2013-2017, quien llegará a esta edad en diciembre próximo y que pertenece a uno de los grupos opositores.

También podría afectar a Óscar Monroy, ex rector de la Unidad Iztapalapa entre 2006 y 2010, y Javier Velázquez, ex rector de la Unidad Iztapalapa entre 2010 y 2014.

La UAM realiza el proceso de sucesión a partir del jueves 22 de junio, cuando iniciará la auscultación en las cinco unidades: Iztapalapa, Xochimilco, Azcapotzalco, Cuajimalpa y Lerma, y concluirá el 28 de junio.

Podrán participar académicos, estudiantes y trabajadores administrativos quienes, por persona o por grupo, podrán solicitar una entrevista de 15 minutos con las comisiones que la junta designe para cada unidad.

Los aspirantes se registraron en la Junta Directiva y en las oficinas de la Rectoría General, cuyo plazo cerró el 16 de junio.

La convocatoria señala que después de terminada la auscultación, la junta entrevistará a los candidatos registrados “que considere que reúnen las mejores características para ocupar el cargo de rector general”.

El diagnóstico

Entre las propuestas que presentan los aspirantes a la rectoría de la UAM, Patricia Alfaro señala que el eje de la conducción de trabajo debe ser: “La igualdad, el blindaje ante la corrupción y el asegurar los recursos presentes y futuros”.

Homero Jiménez propone que la formación ofrecida en la UAM responda a las necesidades de la sociedad y que las investigaciones de la UAM respondan a los problemas del país.

Cuauhtémoc Perseo López planea incrementar la oferta de licenciaturas y posgrados, mejorar los servicios que se ofrece la institución y fortalecer las incubadoras de negocios.

Romualdo López señala que “si nos renovamos, podemos servir mejor a la sociedad” y que la UAM está cumpliendo razonablemente bien sus objetivos sociales, pero lo podría hacer mejor si “remueve lastres y camisas de fuerza que se ha impuesto y si defiende su autonomía”.

Norberto Manjarrez, expresa que es necesario rendir cuentas y que la comunidad “conozca de primera fuente los montos ejercidos del presupuesto” y acusa que existen “fuerzas externas” a la UAM que buscan desestabilizarla.

Óscar Armando Monroy considera que es necesario vincular el trabajo de la UAM con la sociedad y propone promover proyectos de cooperación entre las unidades.

Octavio Nateras reconoce que las unidades académicas experimentan inseguridad, violencia y delincuencia, “por ello sus autoridades deben emprender acciones eficaces que lleven a aminorar los efectos de estas circunstancias y promover valores de convivencia”.

Eduardo Abel Peñalosa se compromete a consolidar la presencia de la UAM en el país y en el extranjero, “con base en el ejercicio de la transparencia y la rendición de cuentas”.

Iris Santacruz, dice que dentro de las funciones sustanciales de la institución, “es necesario replantear el diseño, la ejecución y la revisión de planes y programas de estudio”.

Emilio Sordo asegura que es necesario reorganizar el esquema de apoyo académico administrativo de la rectoría general para fortalecer la operación de las unidades.

Christian Vázquez propone incrementar la vinculación nacional e internacional a través de la academia, industria, gobierno y sociedad e impulsar el trabajo científico con más centros de investigación e incubadoras de empresas.

Javier Velázquez señala que es necesario repensar, analizar y tomar acciones para que las funciones sustanciales de la UAM se lleven con “eficiencia y transparencia” y propone revisar y actualizar programas de estudio.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS