Antonio Chedraoui, religioso de amistades profundas con México

El Arzobispo Antonio Chedraoui consideraba a nuestro país como su segunda patria, con frecuencia resaltaba el “amor” por esta nación y su gente
(CARREÑO)
15/06/2017
03:01
​Astrid Rivera y Julián Sánchez
-A +A

[email protected]

Aunque nació en Trípoli, Líbano, Antonio Chedraoui Tannous, arzobispo metropolitano de la Iglesia ortodoxa de Antioquía, para México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe, consideraba a nuestro país como su segunda patria, con frecuencia resaltaba el “amor” por esta nación y su gente. En alguna ocasión destacó: “El pueblo mexicano merece todo, quiere bienestar y debemos luchar para tenerlo”.

Llegó a México el 28 de diciembre de 1966 y quienes lo conocían pensaron que no duraría mucho tiempo en el país por sus fuertes raíces libanesas, pero el 4 de octubre de 1994 obtuvo la nacionalidad mexicana.

“Mis raíces siguen más fuertes ahora. Llevamos la sangre libanesa y siria, pero todos somos mexicanos y damos la vida por nuestra patria: México”, aseguró en septiembre del año pasado.

El 12 de junio de 1996, el Santo Sínodo del Patriarcado de Antioquía elevó el Obispado de México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe a la categoría de Arzobispado, y lo nombró como arzobispo metropolitano de la Arquidiócesis; cargo que hasta ayer ocupó.

Considerado como uno de los líderes más destacados de la colonia libanesa en México y de otros grupos árabes, el jerarca mantenía en su círculo social a miembros de la clase política y a empresarios. Eran conocidos los banquetes que ofrecía anualmente con motivo de su cumpleaños; desfilaban figuras que iban desde secretarios de Estado, gobernadores y líderes de otros credos religiosos. El poder de convocatoria de Chedraoui Tannous era capaz de congregar a una multitud de personajes sin importar sus colores partidistas o creencias.

Cada año ofrecía una muestra de la cocina libanesa para figuras de la clase política como los ex presidentes, en su momento Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Entre los miembros de la iniciativa privada asistían al banquete el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL; Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas, y Carlos Slim, del Grupo Carso, entre otros.

A las celebraciones de cumpleaños de Chedraoui Tannous también asistían miembros de la jerarquía católica como el cardenal Norberto Rivera Carrera, el entonces nuncio apostólico Christopher Pierre; Emilio Berlie, arzobispo emérito de Yucatán; Onésimo Cepeda, quien fuera obispo de Ecatepec, así como el entonces secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Eugenio Lira Rugarcía.

Chedraoui Tannous se caracterizaba por su cercanía con dirigentes de partidos, secretarios de Estado, entre ellos José Antonio Meade, actual titular de la SHCP. Como arzobispo dedicó su esfuerzo y entusiasmo a la construcción de la Catedral de San Pedro y San Pablo en Huixquilucan, donde estará su cuerpo.

En su cumpleaños 81, en enero de 2013 pasadas las elecciones de 2012, llamó a los responsables de los gobiernos federal y locales a unir esfuerzos para alcanzar la paz y la tranquilidad y dejar atrás la violencia.

El jerarca de la Iglesia ortodoxa realizó sus estudios hasta el Bachillerato en Líbano. Posteriormente estuvo en la Universidad de Atenas, Grecia: estudió la Licenciatura en Teología y Filosofía. El 20 de julio de 1952 fue ordenado diácono, y el 29 de agosto de 1958 recibió la Orden del Sacerdocio siendo nombrado archimandrita (monseñor).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS