​Padre Eduardo Córdova. De cercano al poder a prófugo de la justicia

Consejero, profesor o guía espiritual de distintas escuelas e instituciones religiosas, desde hace casi tres años se desconoce el paradero del ahora ex sacerdote acusado de abusar al menos de 19 menores
​Padre Eduardo Córdova. De cercano al poder a prófugo de la justicia
(Foto: Archivo - EL UNIVERSAL)
13/06/2017
22:25
Astrid Rivera
Ciudad de México
-A +A

De ser considerado un sacerdote cercano a la clase política y empresarial, Eduardo Córdova Bautista se convirtió en un prófugo de la justicia desde el 25 de junio de 2014, es buscado en 180 países debido a la ficha roja, a través de la Policía Internacional (Interpol).
 
Luego de que un Juzgado Penal otorgó a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de San Luis Potosí una orden de aprehensión en contra del cura por la acusación de abuso sexual en contra de 19 menores de edad, el ex párroco del Templo de Nuestra Señora de la Anunciación se esfumó, desde hace casi tres años se desconoce su paradero.
 
El 23 de mayo de 2014 El Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de San Luis Potosí presentó una denuncia penal en contra del sacerdote Eduardo Córdova Bautista, por el delito de abuso sexual en agravio de menores de edad. La Procuraduría de Justicia dio inicio a la primera indagatoria en contra del religioso, a quien agrupaciones de víctimas de pederastia le atribuyen más de 100 agresiones sexuales en agravio de menores de edad, que pertenecían a colegios o instituciones en las que Córdova Bautista figuró como consejero, profesor o guía espiritual.
 
El promotor de Justicia del Tribunal Eclesiástico de San Luis Potosí, canónigo Gilberto Amaya Martínez, acudió a la Fiscalía "a denunciar hechos delictuosos" atribuibles al cura Córdova Bautista y expresó total disponibilidad de informar y cooperar con las autoridades.
 
El 26 de mayo de ese mismo año El Vaticano dio de baja definitivamente de la Iglesia Católica a Córdova Bautista, luego de que se determinó la responsabilidad del cura en las acusaciones de abuso sexual contra niños.
 
El cura de 59 años es señalado por penetrar las esferas del poder público, empresarial y a la élite social de la entidad; se desempeñó como consejero ciudadano de Transparencia y Vigilancia para las Adquisiciones y Contratación de Obra Pública del gobierno del priísta Fernando Toranzo Fernández.

En su edición del 6 de junio de 2014 EL UNIVERSAL publicó que Córdova Bautista proviene de una familia de abolengo, sus cercanos lo describían como un hombre de carácter fuerte, versado en derecho y astuto, lo que le valió para ser mentor de escuelas religiosas, en las que acercó a niños y jóvenes.

Desde pequeño estuvo rodeado de curas y religiosas: en primaria, en el Colegio Motolinía de la Congregación de las Hijas del Espíritu Santo, después en la secundaria y preparatoria en el Instituto Potosino Marista, que le abrieron el acceso a la Facultad de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, donde estudió de 1980 a 1984, y de ahí al Seminario Diocesano.

Un suceso familiar le marcó de por vida. Luego de que sus padres se divorciaron, Córdova Bautista decidió vivir al lado de su madre, quien se casó en segundas nupcias. Su padrastro se involucró sexualmente con la hermana de Córdova Bautista con quien procreó una hija, una niña que fue encargada por el propio sacerdote al cuidado de un orfanatorio de una congregación religiosa, luego de que su hermana se suicidó.

El presbítero conservó su posición bajo el mando de tres arzobispos en San Luis Potosí: Arturo Antonio Symanski Ramírez, quien lo ordenó en 1988 y lo nombró representante legal de la Arquidiócesis cuando regresó de Roma, donde durante dos años estudió Derecho Canónico; Luis Morales Reyes, quien lo sostuvo como representante legal, aun con las denuncias que desde 1998 recibió en su contra; y Jesús Carlos Cabrero Romero, actual arzobispo de la entidad.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS