Uso de dispositivos móviles causará miopía en 70% de los jóvenes en 2025: especialista

Óscar Antonio Ramos Montes, titular de la carrera de Optometría de la FES Iztacala, indicó que aunque cada vez es más frecuente encontrar a niños de tres o cuatro años con grados significativos de dicha anomalía
Archivo / EL UNIVERSAL
26/05/2017
18:25
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Para 2025, alrededor del 70% de los jóvenes en todo el mundo podrán desarrollar miopía, debido al incremento en el uso de aparatos electrónicos y dispositivos móviles, aseguró Óscar Antonio Ramos Montes, titular de la carrera de Optometría de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

El investigador universitario indicó que en términos generales estas afectaciones visuales son debido a condiciones genéticas, sin embargo, su desarrollo es multifactorial por lo que es importante atenderlas a tiempo.

El académico de la máxima casa de estudios del país indicó que anteriormente se pensaba que la miopía se desarrollaba al entrar a la escuela, cuando se empezaba a leer y escribir, sin embargo, “hoy podemos encontrar a pequeños de tres o cuatro años con grados significativos de esa anomalía”.

Ramos Montes infomó que en la carrera de Optometría se ha trabajado con población del sur y sureste del país, y se ha encontrado a menores con miopía desarrollada, de cinco a 10 dioptrías, cuyas edades no rebasan los cinco años.

Señaló que un padre puede identificar si su hijo tiene un error refractivo cuando constantemente tiene los ojos rojos, cansancio y dolor de cabeza por el esfuerzo de ver un objeto de lejos o de cerca.

Agregó que si también, frente al televisor o al usar algún dispositivo electrónico el menor inclina la cabeza, es probable que lo haga porque le es incómodo tenerlos de frente para mirar bien y, por lo tanto, adopta una posición compensadora.

Otras señales de alarma que se deben de tomar en cuenta es observar si el menor entrecerrar los ojos para enfocar un objeto, acercar demasiado los cuadernos y libros para leer y escribir, y el lagrimeo, que se produce por el esfuerzo.

Aconsejó que cuando se sospecha de un problema visual, se debe acudir con un especialista en optometría, quien determinará un tratamiento con lentes correctores o la remisión con el oftalmólogo.

“Normalmente, un niño tiene entre una o dos dioptrías, pero si no se trata a tiempo es probable que evolucione hasta un 50%, lo que aumentará gradualmente con el crecimiento, pues entre más alto sea el esfuerzo visual, más se desarrollará su condición”, indicó.

Óscar Antonio Ramos Montes manifestó que es importante que los menores se acostumbren a usar sus lentes e informarles de la importancia que tienen, pues los errores refractivos también influyen en el desarrollo de su cara y mantener tensos los párpados puede producir deformaciones en la córnea.

Agregó que se recomienda disminuir al máximo el uso de aditamentos electrónicos o dispositivos móviles para evitar profundizar el problema.

 

 

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS