ISSSTE innova en tratamiento a mujeres con incontinencia

En el hospital Adolfo López Mateos se realiza una cirugía que ayuda a las pacientes para que tengan mejor calidad de vida
De mayo de 2016 a la fecha el ISSSTE implementó nuevas técnicas que beneficiaron a 120 mujeres que padecen pérdida involuntaria de orina (FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
02/05/2017
02:22
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

En el país, la mitad de las mujeres mayores de 50 años, presentan problemas de incontinencia urinaria o prolapso, como resultado de alteraciones, caída de vejiga, matriz o recto; para recuperar su calidad de vida, el ISSSTE cuenta con tratamientos innovadores, como la colocación de cintas anti-incontinencia mediante cirugías de mínima invasión, que corrigen la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo (IUE).

Roberto Ignacio Montiel Mora, uroginecólogo de la Clínica de Distopias del Hospital Regional Licenciado Adolfo López Mateos, detalló que el instituto “se caracteriza por brindar a las pacientes atención integral, las hacemos sentir en confianza para tratar temas que tienen que ver con su intimidad”.

De mayo de 2016 a la fecha, 120 pacientes del ISSSTE han sido beneficiadas en el control de sus esfínteres.

Montiel Mora explicó que “la colocación de cintas anti-incontinencia se realiza a través de un abordaje por la ingle y vía vaginal. Se introduce una aguja con la cinta y ésta se coloca en los agujeros obturadores de la cadera para formar una hamaca a la uretra, cuando la paciente hace un esfuerzo que aumenta la presión abdominal, la cinta se pone en contacto con la uretra y la cierra para evitar fuga de orina, su funcionamiento es mecánico y muy efectivo”.

Este tratamiento está indicado para la IUE en grados severos caracterizada por pérdidas de orina al realizar algún esfuerzo como toser, estornudar, reírse o practicar algún ejercicio.

En referencia a los síntomas de la IUE, explicó que las mujeres “pierden orina con los esfuerzos, en gotas o chorro y llegan a requerir cinco o seis toallas sanitarias, incluso pañales, condición que dificulta sus actividades en todos los ámbitos: personal, familiar, laboral y social. También afecta su vida sexual y sus relaciones de pareja, ocasionando ansiedad y baja autoestima, de ahí que los tratamientos tienen gran impacto en su calidad de vida”.

El uroginecólogo del ISSSTE detalló que los principales factores de riesgo para padecer prolapso e incontinencia urinaria son la obesidad, haber tenido dos o más partos y tener 50 años o más.

Recomendó a las mujeres acudir al médico en caso de que presenten sensación de algún cuerpo extraño en la vagina que les ocasione dolor al tener relaciones sexuales; resequedad vaginal, pérdidas involuntarias de orina o materia fecal que ameriten uso de protectores o pañal.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS