Recuerdan pensamiento y valores de Heberto Castillo

Juan Ramón de la Fuente dice que hace falta la congruencia en los líderes; Cuauhtémoc Cárdenas afirma que el ingeniero actuó en beneficio de la gente
En la mesa redonda participaron Laura Castillo, hija del también fundador del extinto PMT; Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM; Cuauhtémoc Cárdenas, del Gobierno de la CDMX, y Eduardo Vázquez, secretario de Cultura capitalino (LUIS CORTÉS.)
19/05/2017
01:51
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]

El ingeniero Heberto Castillo Martínez, quien fuera colaborador de EL UNIVERSAL, es un referente en la lucha por la democracia, la justicia y la política al servicio de la sociedad en México. Ante el escenario actual su pensamiento y valores están más vigentes que nunca, consideraron personajes destacados del ámbito político del país.

En la mesa redonda “Heberto Castillo Martínez: Ingeniero, político, artista”, realizada en el Centro Cultural Tlatelolco, en el marco del vigésimo aniversario de su fallecimiento, Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que el legado de Heberto Castillo está más vivo que nunca por los valores por los que es reconocido y que hoy carecen los políticos de hoy.

“Quizá el propio Heberto no se llegó a imaginar cuánta falta nos haría 20 años después. Está más vigente que nunca. Está más vivo que nunca o tan vivo como estuvo en vida, ¿por qué digo esto? No sólo por lo que hizo, sino los valores que encarna y que representa, la congruencia. Añoramos la congruencia en los líderes, porque sin ella no hay autoridad moral posible y la de él fue una congruencia desde el inicio hasta el final”.

Recordó el valor del ingeniero universitario, quien a pesar de haber sido enviado a la prisión de Lecumberri por su participación en el movimiento estudiantil de 1968 y de haber sido difamado, no pudieron acabar con su lucha.

“Heberto Castillo fue un hombre muy valiente. Lo persiguieron, lo encarcelaron y lo difamaron, pero no pudieron con él, porque tenía el valor necesario para mantenerse fiel a sus convicciones”.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno capitalino, manifestó que Castillo fue alguien que siempre se rigió por sus principios en las múltiples luchas en las que participó.

“Heberto Castillo fue una persona que se rigió por los principios. No lo movieron las cuestiones personales en ningún momento, ni en su vida profesional, ni como universitario o en sus actividades políticas. Siempre hubo una motivación superior, en busca de beneficios para la gente y en la defensa y rescate de la soberanía”, expresó.

Ricardo Raphael, director general del Centro Cultural Tlatelolco y colaborador de EL UNIVERSAL, fungió como moderador de la mesa redonda. Aseguró: “Estamos aquí para recordar su capacidad de resistencia, que me parece es la palabra central a la hora de significar su obra. Lo fue por la fortaleza espiritual que le permitió imponerse a las condiciones autoritarias de su época, pero también como ingeniero tuvo el talento de diseñar la tridilosa, una forma material de esa resistencia en la física”.

Laura Itzel Castillo Juárez, hija del también fundador del extinto Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), consideró que ante la grave situación que vive el país, se debe reactualizar la herencia moral e intelectual de su padre, puesto que decía que en estas situaciones se despierta la conciencia crítica de las personas.

“Entre las muchas cosas que recuerdo de mi padre se viene a mi memoria su incansable optimismo ante las circunstancias más difíciles, aquellas que solemos llamar crisis”, declaró.

Recordó que su padre apostó por un proyecto de nación independiente e incluyente en medio de un clima de fuerte represión y de autoritarismo, lo que lo llevó, indicó, a involucrarse de distintas maneras en la vida política nacional.

“Desde su participación en las luchas estudiantiles de 1968 a sus esfuerzos por consolidar movimientos populares, así como sus aportes para lograr construir una alternativa institucional de izquierda partidista; sin olvidar su intervención para contribuir en el cese al fuego del conflicto armado de Chiapas en la etapa final de su vida”, dijo.

Miguel Concha Malo, director del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, indicó que el líder del movimiento estudiantil de 1968 es un ejemplo de la lucha por la libertad y un apasionado por la justicia y la democracia, ejemplo que estimula a seguir en la defensa de los sectores menos favorecidos.

Eduardo Vázquez, secretario de Cultura de la Ciudad de México, planteó que una parte importante del legado de Heberto Castillo es haber creado una visión de una izquierda menos sectaria y más humanista, que no estuviera supeditada a los dictados de voces de otros países.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS