Remedios caseros, nulos contra heridas de animales ponzoñosos

No solo son ineficaces, sino que retrasan la atención, el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de los pacientes, advirtió Patricia Escalante Galindo, encargada del Centro Toxicológico del Hospital Juárez de México
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
14/05/2017
14:48
Perla Miranda
México
-A +A

Usar remedios caseros como el frotamiento de ajo o limón, untar pomadas o ungüentos en lesiones por piquetes o mordeduras de animales ponzoñosos, como serpientes, arañas o alacranes, no solo son ineficaces, sino que retrasan la atención, el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de los pacientes, advirtió Patricia Escalante Galindo, encargada del Centro Toxicológico del Hospital Juárez de México.

La especialista mencionó que cuando una persona es atacada por este tipo de animales, la recomendación es acudir en el menor tiempo posible a los servicios de emergencia de centros de salud, clínicas u hospitales, para su inmediata atención, dado que cualquier retraso en la atención del paciente podría complicarse y provocar la amputación de la extremidad afectada y llegar hasta la muerte.

El cambio climático, la deforestación del altiplano, así como la transportación de viajeros a las centrales de autobuses, y de frutas y verduras a los centros de abasto, han influido para que una fauna muy venenosa, como las serpientes cascabel, alacranes y arañas capulina y viuda negra, hayan emigrado y se hayan adaptado a las condiciones de la Ciudad de México.

Por lo anterior, en el Hospital Juárez de México se ha incrementado el número de casos de envenenamiento por piquete o mordedura, dijo Escalante Galindo.

“Cada año, especialmente durante la temporada de calor, atendemos aproximadamente 220 casos de envenenamiento en el Centro Toxicológico, y en su mayor parte los pacientes son varones en edades productivas, dedicados a las labores de jardinería o la industria de la construcción, que provienen del estado de México”, añadió.

Por ello, señaló la necesidad de establecer estrategias para el diagnóstico, tratamiento y prevención de ataques de este tipo de animales que antes se les veía especialmente a lo largo del litoral del Pacífico.

El Centro Toxicológico del HJM fue abierto en 2007, cuando se registraron 27 casos: 15 adultos y 12 pediátricos, y es unidad de referencia de pacientes de otros estados, ya que aquí se les brinda el tratamiento de Faboterapia.

Por otra parte, la experta insistió en la necesidad de la atención oportuna de este tipo de lesiones, ya que la búsqueda de atención médica es de 83 horas (más de tres días) entre la mordedura o el piquete y el traslado del paciente al hospital.

Dicho centro brinda asistencia para el manejo de pacientes de otras entidades, elabora guías de práctica clínica y coadyuva en la formación de médicos de alta especialidad en toxicología.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS