Discurso de odio de Trump arriesga la dignidad humana

El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, llamó a impulsar una plataforma para luchar contra la discriminación, xenofobia e intolerancia, así como se promueva una cultura de respeto a la multiculturalidad
08/03/2017
12:48
Dennis A. García
Ciudad de México
-A +A

El discurso de odio resurgido en Estados Unidos pone en riesgo el reconocimiento de la dignidad humana, advirtió el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

“No podemos volver al pasado, no podemos permitir que el discurso de odio gane terreno, basado en un supuesto ejercicio de la libertad de expresión y las libertades públicas”, dijo el ombudsman nacional desde Ginebra, Suiza.

Durante su participación en el panel “Factores que contribuyen al clima de violencia”, en el marco de la 30ª Asamblea General de la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI), mencionó que el discurso de odio es el el mayor reto que en la actualidad se enfrenta y de la más alta prioridad para el mundo.

"Se trata de un asunto de gravedad, ya que pone en riesgo el reconocimiento de la dignidad humana y los derechos iguales e inalienables que corresponden a toda persona", sostuvo.

Ante representantes de más de 100 instituciones miembros de la GANHRI, el Ombudsman llamó a retomar con vigor los postulados de “La Declaración y el Programa de Acción de Durban” para que, desde las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos se impulse una plataforma para luchar contra la discriminación, xenofobia e intolerancia, así como se promueva una cultura de respeto a la multiculturalidad y mostrar la riqueza y valor de vivir y convivir en la diversidad. 

"El siglo XX se caracterizó por la intolerancia y el enorme dolor que le causó a la humanidad; estamos a tiempo de revertir esta tendencia y de hacer del siglo XXI el siglo de los derechos humanos. El respeto y el reconocimiento a las diferencias no es una utopía, es una realidad posible y también tenemos muestras de ello".

“Sabemos también que este discurso es contagioso al carecer de virtudes cognitivas o de argumentos racionales, pero sí cargado de elementos emocionales y sensitivos que refuerzan la idea de una supuesta seguridad y protección garantizada en la medida que se excluye y discrimina a los otros, los extraños, los extranjeros, los diferentes”, agregó.

 

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS