Muro, amenaza que ofende: De la Fuente

Se pronuncia a favor de la despenalización de la marihuana; UAZ le otorga doctorado honoris causa por su trayectoria
En sesión solemne, el doctor Juan Ramón de la Fuente (tercero de der. a izq.), ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recibió el reconocimiento en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ). (CORTESÍA: GERARDO ROMO ARIAS)
25/03/2017
02:16
Irma Mejía / Corresponsal
Zacatecas
-A +A

[email protected]

El ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Juan Ramón de la Fuente, dijo que la construcción del “muro de la ignominia” en la frontera con Estados Unidos es un tema latente que se cierne como una amenaza porque agravia y ofende.

En el marco de la sesión solemne en la que la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) le otorgó el doctorado honoris causa por su alto espíritu humanista, su extraordinaria trayectoria académica y por sus contribuciones al desarrollo científico, De la Fuente destacó:

“Nos rebelamos ante otro hecho que hoy se cierne como amenaza, que nos agravia y nos ofende. El muro de la ignominia que habrá de construirse sobre una línea que más que frontera es cicatriz donde se vuelve a abrir la herida. Pero esa herida, lejos de separarnos, nos unirá más con los cerca de millón y medio de zacatecanos que hoy viven en Estados Unidos y con todos aquellos que desde allá siguen siendo espejo de una identidad que se transforma, pero que no deja de ser parte de nuestra raíz común”.

Durante la ceremonia, en la que estuvo presente el rector de la UAZ, Antonio Guzmán Fernández, De la Fuente señaló que se debe crear un sistema internacional más equitativo y construir una relación bilateral más justa, equilibrada y menos asimétrica con Estados Unidos.

Dijo que celebra y respalda la determinación del rector Antonio Guzmán de abrir los espacios de esa casa de estudios a los jóvenes migrantes que sean deportados. La Universidad Autónoma de Zacatecas, destacó, es incluyente, solidaria y generosa.

El ex rector de la UNAM se pronunció porque no predomine la indolencia y que se tracen objetivos precisos para ser capaces de implementar una economía que, dijo, “hasta ahora sólo beneficia a unos cuantos”.

Consideró que una nueva realidad exige una nueva legalidad, no sólo con hechos, sino con derechos. Libertad para todos, justicia social y prosperidad, afirmó, deben ser los objetivos de un sistema democrático sólido y moderno.

 

Recuperar la honestidad. El ex rector dijo que es urgente recuperar la honestidad en la política, tras insistir en que la crisis que vive México sólo se superará si se echa mano de lo mejor de los mexicanos y si se voltea al pasado como fuente de inspiración, y al presente como fuente de recuperación.

Afirmó que la consigna no es otra que superar las brechas de desigualdad que son inadmisibles, y eso obliga a que, por ejemplo, se extienda el crédito a todas las mujeres para alimentar y educar a los hijos.

Mientras que a la familia pidió poner orden desde casa, sin dejar de destacar que eso implica que exista un Estado confiable que ofrezca seguridad y un desarrollo estable en un país que vive acosado por la inseguridad.

Por la mañana, De la Fuente recibió las llaves de la ciudad de Zacatecas, además de que fue declarado por el ayuntamiento visitante distinguido, en un acto en el que participaron la presidenta municipal, Judit Guerrero, y la secretaria general de Gobierno del estado, Fabiola Torres.

De la Fuente reconoció ahí que México vive tiempos difíciles por la inseguridad, la corrupción y la ausencia de ética en los servidores públicos. Aun así, comentó, “no hay que perder la esperanza”.

 

Estrategia frente a enervantes. Por la noche, en la UAZ, De la Fuente dictó la ponencia “Y… ¿qué hacemos con las drogas?” Se pronunció a favor de la despenalización de la marihuana, tras considerar que “las políticas prohibicionistas no generan resultados”. Dijo que México requiere un marco regulatorio respecto al uso y consumo de esa hierba.

Ante estudiantes y académicos de la institución educativa, el ex rector de la UNAM alertó que mientras no se reduzca el consumo de la droga, el negocio de la marihuana seguirá creciendo, igual que el número de presos en las cárceles del país por posesión de droga, puesto que dos de cada tres reos están ahí por esa razón.

Señaló que en el país hay 140 mil detenidos por este delito federal, de los cuáles sólo 7 mil fueron remitidos a un tratamiento, lo que significa que esto se rige bajo un esquema punitivo que criminaliza a los consumidores “y se le carga más la mano a las mujeres campesinas e indígenas por el delito de posesión, en mayor proporción”.

Consideró que no se debe tratar a los consumidores como criminales, sino como personas enfermas, y éstos deben ser atendidos con un programa de salud, no remitidos a los centros de readaptación social.

“Yo diría que se debe diferenciar el asunto judicial del asunto de salud. Esto tampoco es un asunto ideológico de izquierda o de derecha, tampoco es un problema moral, se trata de no criminalizar ni de perseguir a los consumidores; el problema no son ellos, el problema real está en el lavado de dinero. Las políticas represivas son políticas equivocadas”, aseguró.

Dijo que veía viable la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto que permitía un máximo gramaje en la posesión de droga de hasta 28 gramos, pero por asuntos políticos se congeló y sólo quedó en cinco gramos permitidos.

En cuanto al uso medicinal de la marihuana, consideró que debe legalizarse para este fin, pero también aclaró que no está diciendo que ésta sea inocua, ni tampoco que está a favor de que el paciente “se fume un churro”.

Aclaró que está en contra del uso de cualquier droga, pero precisó que en este caso se utilizan los extractos de la planta y de manera controlada.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS