Se encuentra usted aquí

21/03/2017
02:16
Redacción
-A +A

En la auditoría al ejercicio 2011, el órgano fiscalizador encontró cuentas bancarias sin movimientos, con saldo de casi 2 millones de pesos. El ayuntamiento justificó: “Son saldos que desconocemos su origen o si existen, porque de hecho los estados de cuenta no llegan”. Ante la detección de adeudos por cubrir en determinada cuenta (Observación 1.AGF.11.MA.12) por casi 2 millones de pesos, la gestión del alcalde respondió: “Cabe señalar que la administración anterior dejó muy endeudado el ayuntamiento y con los compromisos de nómina bajo convenios y prestaciones de fin de año, no se tuvo liquidez, además [...] no de todos los registros las evidencias de haber recibido los bienes y servicios (sic)”. Sobre la falta de reuniones del cabildo en 10 de los 12 meses de 2015, órgano encargado de autorizar presupuestos y gasto, la gestión de Ramírez Villanueva designó, aparentemente, a un regidor: “Considero que de acuerdo, como lo establece la Ley Municipal del estado de Nayarit [...], como regidor, cumplí, ya que no me abstuve de acto u omisión que implicara cualquier otra disposición contraria o que esté relacionada con el servicio público que me fue conferido”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS