“Ahora vendo más yerbas antiestrés por el gasolinazo”

La gente no duerme bien porque toda la economía está tensa y el gobierno no ve cómo afectan sus incrementos, dice comerciante
En el mercado de La Merced, ubicado en el primer cuadro de la Ciudad de México, los productos aumentaron de precio y la gente se vio obligada a disminuir sus compras cotidianas (JUAN BOITES.EL UNIVERSAL)
02/02/2017
03:30
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]

Ayer compré el kilo de elote en 20 pesos, hoy cuesta 25 pesos, así de un día para otro sube el precio”, afirma Margarita Reyes, quien con cara de sorpresa y resignación paga esta verdura en el mercado de La Merced, ubicado en la Ciudad de México.

Indica que debido al incremento a los alimentos ha tenido que comprar una menor cantidad de carne de cerdo y de res, e incrementar el gasto en productos que tienen menor valor económico como las verduras. “No hay de otra, las cosas que veo más baratas son las que compro”.

En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL a este mercado ubicado en la zona centro de la capital del país, Érika Millán, quien tiene a su cargo un local en el que vende diversas plantas medicinales, aseguró que en estos días registra un incremento de ventas en todo tipo de plantas que ayuden a sus numerosos clientes a calmar el estrés y los nervios.

“La gente no duerme bien, esto se ha visto a raíz del gasolinazo, vienen a comprarme más yerbas contra el estrés, contra los nervios. Toda la economía está tensa, la gente va al día. Desgraciadamente el gobierno no ve cómo nos afecta con sus incrementos”, dijo la comerciante quien lleva 20 años ofertando este tipo de plantas medicinales en el lugar.

Reyes Martínez atiende un local en el que se ofrecen varios tipos de moles, semillas y especias, pero poca gente se acerca a su negocio, por lo que aprovecha para comer una gelatina con tranquilidad y donde se da tiempo para afirmar que son los locatarios quienes reciben todos los señalamientos y enojos de las personas debido al aumento de los productos.

“La gente nos pregunta: ¿Por qué le subiste? cuando no es que nosotros lo hagamos. Quienes nos entregan la mercancía usan gasolina, pagan a los cargadores, a diableros, todo se cobra y ahí es donde se presenta el incremento, pero eso es algo que no sabe la gente y nos reclama cuando vienen a comprar”, dice, mientras que su local sigue sin que nadie se acerque a comprar.

Para Jaime Hernández, vendedor de fruta, y quien sigue la tradición de su familia en este mercado, asegura que no les queda otra opción que incrementar el precio de sus productos, puesto que los proveedores son los que suben el costo de las frutas y verduras, las cuales vienen, en su mayoría, de fuera de la capital mexicana.

“Al elevarse el precio de la gasolina, se eleva el costo de la transportación. En mi caso, como la fruta y la verdura son productos que la ciudad no genera, son de provincia , entonces el transado, el flete y demás es lo que te genera que haya un aumento. No es que nosotros como vendedores queramos subir el precio, sino el proveedor lo sube por el costo de traslado de la provincia a la Ciudad de México”, comentó.

En tanto, Jorge Ruiz, joven de 17 años quien atiende una pollería, afirma que desde el inicio del año el precio de esta carne mantiene niveles inestables todos los días, “hay días que baja 50 centavos, otro día sube un peso, así es casi todos los días desde que inició el año. Las ventas están bajando por lo mismo, la gente no viene como antes”.

Por su parte, Cony Jiménez atiende una carnicería como lo ha hecho su familia, desde hace tres generaciones y asegura que desde antes del 1 de enero, los precios de la carne se habían incrementado, lo que le ha generado reclamos de sus clientes quienes han resentido estos precios en sus bolsillos.

“Yo les digo que no es mi culpa, y que me disculpen, pero yo no puedo sostener precios bajos porque a mí me venden cara la carne”, comenta mientras utiliza con gran habilidad una calculadora y da el cambio a Sandra Gutiérrez, una compradora quien asegura que debido al alza en los precios, ha tenido que bajar la cantidad de carne que comúnmente compraba.

“Mira, he tenido que bajar mi compra de carne porque no me alcanza para llevar lo que acostumbraba. No queda más que llevar lo que se puede”, comenta la entrevistada.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS