Se encuentra usted aquí

El ingeniero que conoció a Obama

Justino Mora, de 27 años, egresado de la UCLA, pide que ante el presidente de EU “no nos demos por vencidos"
Justino mostró a Mark Zuckerberg su App, Push4reform. FOTO: CORTESÍA JUSTINO MORA
14/02/2017
04:13
JAZMÍN PALMA
-A +A

[email protected]

Convivir con personalidades como Mark Zuckerberg y Barack Obama es una de las mejores experiencias que Justino Mora ha tenido gracias al DACA, beneficio que obtuvo al pertenecer a la primera generación de dreamers.
 

Al igual que Sor Juana Inés de la Cruz, es oriundo de San Miguel Nepantla, Estado de México. Narra que llegó a California cuando tenía 11 años, junto con su madre y sus dos hermanos, con quienes huyó de la pobreza y violencia doméstica de su padre: “Mi mamá se dio cuenta que si queríamos una vida mejor teníamos que escapar. Cruzamos por un túnel, caminamos por varias horas, no veíamos nada, pero lo que me impactó fue llegar acá, porque en México escuchaba que era la tierra de las personas libres y no es así. Las minorías, básicamente quienes no son blancos y ricos, tiene menos oportunidades y derechos”, afirma.

Gráfico

Los dreamers que peligran por Trump

Este año, más de 500 mil jóvenes ven amenazada la renovación de DACA, que los ampara de la deportación
Los dreamers que peligran por TrumpLos dreamers que peligran por Trump

Con tono de molestia, este joven de 27 años recuerda el bullying que sufrió junto con sus hermanos: “De ser los mejores estudiantes de nuestra escuela pasamos a no saber ni el idioma y nos afectó mucho. Éramos los mojados y pensaba que ellos no conocían las razones por las que venimos”. El enfado por esta discriminación fue su principal motivo para sobresalir en el colegio.

Cuando concluyó la preparatoria supo que sus planes de estudiar una carrera universitaria serían truncados por su estatus migratorio, puesto que no podía acceder a los apoyos gubernamentales.

Ahora, ante la amenaza de Donald Trump de abrogar el DACA, Justino dice a otros jóvenes: “No se den por vencidos, es nuestro turno de llevar la antorcha, no nos tenemos que dar por vencidos porque Trump está de presidente. Nuestros padres han pasado por cosas más difíciles”.

Un día en la Casa Blanca. Justino es uno de los siete dreamers que tras obtener el DACA convivió con el entonces presidente Barack Obama, en 2013, para compartir su historia e intercambiar opiniones sobre la tan anhelada reforma migratoria.

De este encuentro, el graduado en Ciencias Políticas y Computación en la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA), contó que a Obama “le recordamos sobre su récord de deportaciones, que el DACA no era suficiente y que tenía que luchar por una reforma migratoria, y si eso fallaba, tenía que encontrar la manera de proteger no sólo a los soñadores sino a sus familias”. Seis meses después, en una convocatoria para un hackathon conoció al creador de Facebook y con el apoyo de dos amigos creo la App, Push4reform, que ayuda a los usuarios a conocer a su congresista y contactarlo por correo electrónico, teléfono y redes sociales. “En cuanto le presentamos la idea a Mark le gustó mucho porque es útil, son pocas las personas que conocen realmente a su representante”.

En diciembre, junto con sus dos hermanos volvió a México, gracias al permiso que el DACA concede. Acepta que fue un proceso emocional muy difícil: “Regresé con mis hermanos, pero mi mamá, la que se sacrificó más que nosotros, no pudo hacerlo”.

En el viaje recordó su infancia, las tradiciones, las fiestas patrias, los antojitos mexicanos, platicó con la familia toda la noche y visitó dos de las zonas más turísticas del país: Xochimilco, en la Ciudad de México, y Teotihuacán, en el Estado de México.

Para Justino, el DACA representa una victoria de los inmigrantes y piensa que si se cancela, “quien queda mal es Trump, no la comunidad, porque este país dice que respeta los derechos humanos y al quitarlo señalaría que esto no es así”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS