Alerta CNDH que prolifera lenguaje de odio en la política

El ómbudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, indicó que que la observancia del respeto a los derechos humanos empieza a ser dejada de lado "bajo razones de un pretendido interés social, económico o político, sustentadas en un lenguaje que entraña discriminación, exclusión, violencia y odio"
El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez (Foto: Lucía Godínez / EL UNIVERSAL)
31/01/2017
12:04
Dennis A. García
-A +A

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, hizo un llamado a defender los derechos como sociedad y como nación con respeto y no con un lenguaje de odio como comienza a ocurrir en el discurso de la política.

Al participar en el foro "100 años de los derechos humanos en la Constitución Mexicana", el ombudsman nacional señaló que el país enfrenta un entorno complejo en el que la observancia del respeto a los derechos humanos empieza a ser dejada de lado "bajo razones de un pretendido interés social, económico o político, sustentadas en un lenguaje que entraña discriminación, exclusión, violencia y odio".

"El respeto y reconocimiento del otro como mi igual deja de ser una premisa para ubicarse como un elemento contingente, en una lógica que antepone los intereses específicos de grupos y Estados a la vigencia de la dignidad humana", enfatizó.

En presencia de la senadora Angélica de la Peña Gómez, y otros invitados especiales, el presidente de la CNDH comentó que empieza a proliferar en la política un lenguaje de odio.

"Se le encuentra en los lenguajes de demagogos, pero también en las redes sociales, en las emisoras de radio, en las conversaciones cotidianas, en la calle y en los parlamentos".

"El lenguaje, que en una democracia debe habitar en una esfera autónoma y separada de la coacción, se transforma así en un elemento al servicio del odio, convirtiendo el discurso político en la continuación de la violencia por otros medios", dijo.

En ese sentido agregó que no se puede permitir que como sociedad y nación, la forma de defender los derechos sea incurriendo en las mismas conductas de quienes pretenden ofendernos o vulnerarnos.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS