México desperdicia talento de niños sobredotados: Cedat

Andrew Almazán Anaya, director del Centro de Atención al Talento, explicó que alrededor de 3% de los niños mexicanos entre 0 y 16 años son sobredotados; esto quiere decir que tienen un coeficiente intelectual mayor a 130
29/01/2017
20:27
Teresa Moreno
-A +A

Por falta de programas y políticas públicas, México desperdicia el talento de 96% de sus niños sobredotados (mal llamados "genios") quienes pierden su inteligencia porque no fueron diagnosticados, ni atendidos a tiempo.

Durante la séptima reunión anual de convivencia de niños sobredotados mexicanos, que se celebró en la Ciudad de México, Andrew Almazán Anaya, director del Centro de Atención al Talento (Cedat), explicó que alrededor de 3% de los niños mexicanos entre 0 y 16 años son sobredotados; esto quiere decir que tienen un coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) mayor a 130, cuando en países como México la media nacional de IQ es 87.

“La inteligencia si no se utiliza, se pierde. Es como los talentos deportivos: se va perdiendo por falta de uso, por atrofia. La sobredotación se nace con ella pero se requiere de un estímulo ambiental y si no se recibe un estímulo diferenciado, que tomen clases con niños que son iguales a ellos, se van bajando sus capacidades al punto que se vuelven iguales al promedio”, explicó en entrevista.

“Solamente 3% de la población nace con sobredotación. De los que nacen, solamente cuatro van a ser sobredotados en la adultez porque los van a diagnosticar con TDH, los van a medicar, se van a ir del país o se van a deprimir por el acoso escolar: llega un punto en el que dejan de aprender. Si un país aprovecha a sus sobredotados, puede tener mayor riqueza económica”.

De ahí la necesidad de que los padres de familia identifiquen a tiempo cuando sus hijos tengan las características de la sobredotación que pueden empezar a presentarse desde los dos o tres años, se ven porque el pequeño aprende a hablar, leer y a escribir, a veces de manera autodidacta. La detección en casa es fundamental porque si se detecta por los maestros al momento en que lleguen a la primaria, se van a haber perdido muchos años valiosos para ellos.

El estudio "Perfil del Sobredotado" fue elaborado por el CEDAT y analizó más de dos mil 500 casos de niños.

Entre las características que más se presentan está la hiperactividad, que disminuye al presentarse una tarea demandante; aprenden rápidamente; son distraídos, aunque pueden aprender sin necesidad de prestar atención; intervienen en pláticas de adultos, pueden comprenderlas y les gusta hacerlo; continuamente arma objetos o estructuras; buscan imponer sus reglas; son sensibles y tienen baja tolerancia a la frustración.

Andrew Almazán, quien actualmente tiene 22 años de edad y se tituló de la licenciatura en Psicología a los 13 años, fundó junto con sus padres el Cedat, dedicado a la atención especial a niños "genio", y es el primer sobredotado que logró obtener un título universitario en nuestro país cuando aún era un adolescente.

Explicó que aunque la reforma educativa contempla que todos los niños deben recibir atención y educación de acuerdo con el espectro de sus capacidades (desde niños con discapacidad hasta niños como él con una inteligencia extraordinaria), esto en la práctica no ocurre por lo que los niños van perdiendo su inteligencia, hasta que llegados a la adultez caen en el promedio nacional.

"Si son diagnosticados desde pequeños podemos inculcar hábitos de estudio, evitar desde pequeños que los retrasen a los 16 años.

Después de los 16 años, se puede aprender pero la inteligencia no va a tener un crecimiento tan fuerte; el mayor cambio de inteligencia es en la niñez", señaló.

“En México ha habido ciertos intentos de hacer programas para niños con una inteligencia arriba del promedio pero hay una diferencia. Un niño con un IQ arriba de 110 o 115 es talento sobresaliente pero no es sobredotado. Para los sobredotados hay poca consciencia social. Como no se sabe mucho del tema no se hacen programas o se tiene el mito de que como son sobredotados, no necesitan atención. No es posible tener a niños con un IQ promedio, con niños sobredotados, ¿a qué ritmo nos adaptamos? Los sobredotados aprenden más rápido”.

Explicó que China es el país con la mayor tasa de niños “genio” del mundo, con 15% de su población, bono que no ha obtenido necesariamente por la "lotería" genética, sino porque desde sus políticas públicas se ha encargado de identificar, diagnosticar y estimular adecuadamente a los niños talentosos.

Promueve, por ejemplo, los matrimonios entre sobredotados pues son quienes tienen más posibilidades de tener hijos con un coeficiente intelectual extraordinario.  

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS