47

"Podría transportar toneladas de marihuana"

El beneficiado para consumir marihuana dice que falta regulación; el Poder Legislativo debe asumir su tarea en este tema, afirma
Juan Francisco Torres Landa Ruffo, Integrante de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
12/12/2015
03:10
Dennis A. García, Enviado
-A +A

[email protected]

Los cuatro ciudadanos que forman parte de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) y en su momento —quienes al igual que ellos obtengan la protección de la justicia— podrán sembrar o transportar desde kilos hasta toneladas de marihuana, siempre y cuando sea con fines lúdicos y recreativos y no para la comercialización, advierte Juan Francisco Torres Landa Ruffo, uno de los beneficiados.

A pesar de que existe un vacío en las leyes que regulen cantidades, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) entregó las cuatro autorizaciones a las personas que amparó la Corte, para que, a partir de hoy, puedan sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer, transportar y consumir marihuana.

Debido a que la Cofepris no está facultada para imponer cantidades en el consumo, y el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fue en el sentido de declarar inconstitucional la prohibición absoluta y reconocer la autodeterminación y libre desarrollo de la personalidad, sin establecer alguna medida al respecto, el permiso carece de estas especificaciones.

Torres Landa Ruffo, en entrevista con EL UNIVERSAL, por ello hizo un llamado al Congreso de la Unión a que asuma su responsabilidad y termine con la política prohibicionista en el territorio nacional.

“No hay una limitación ni en volumen, ni en lugar ni en nada; yo puedo traer conmigo o transportar cinco kilos o toneladas y mientras sea para consumo personal la autoridad no puede hacer absolutamente nada. El oficio de la Cofepris no contiene ninguna restricción, porque carece de facultades para hacerlo, y la propia sentencia no señala ningún tipo de límites salvo el tema de afectación a terceros”, explicó.

Torres Landa Ruffo enfatizó que el máximo tribunal reconoció el derecho a la autodeterminación y el libre desarrollo de la personalidad como tal; es decir, no hay límites más los que marquen la ley, pero en el caso en particular hay un vacío hasta que se legisle para determinar volúmenes.

“La Suprema Corte le está fijando al legislativo un parámetro que tiene que cumplir y es modificar una ley que ha sido declarada inconstitucional. La pelota está en la cancha del legislativo, aunque también el Ejecutivo tendría que repensar la estrategia prohibicionista y buscar mejores condiciones para no estar criminalizando el consumo”, señaló el integrante de SMART.

“Llamada de atención”

Insistió en que mientras no infrinjan lo que marca la autorización como es no fumar frente a menores de edad, frente a mujeres embarazadas y no comercialicen la yerba, no tienen mínimo ni máximo establecido para sembrar o transportar marihuana.

“Es ahí justamente la llamada de atención al legislativo, modificar la ley y generar un esquema regulatorio eso es lo que tendría que suceder; ¡Que se pongan a trabajar! Se tiene que hacer un cambio de la política prohibicionista, necesitamos que los legisladores actúen de forma inmediata. La labor legislativa es la siguiente prioridad para acabar con una política que ha generado tanto daño”, enfatizó Torres Landa Ruffo.

Respecto a la obtención de la semilla comentó que la pueden conseguir en los talleres de botánica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se las obsequian o bien solicitar una extensión adicional a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios para importarla de otro país de manera lícita.

La Cofepris dio a conocer que hasta el momento tiene 155 solicitudes para el consumo de marihuana; sin embargo, el amparo únicamente aplica para los cuatro beneficiados, en ese sentido, respetando la ley general de salud serían rechazadas en su momento y los peticionarios podrían amparase.

“La Cofepris reitera que, de acuerdo a lo estipulado en los artículos 235, 237 y 245 de la ley general de salud, la marihuana sigue siendo una sustancia ilegal y su siembra, cultivo, cosecha, transporte, venta y suministro está prohibido y penado en el país”, puntualizó en un comunicado, en el que informó que cumplió con la sentencia que emitió la SCJN en noviembre pasado.

El tema del consumo de la marihauna con fines recreativos llegó al máximo tribunal luego que los quejosos Josefina Ricaño Bandala, Armando Santacruz González, José Pablo Girault Ruiz y Juan Francisco Torres Landa Ruffo promovieron un juicio de amparo indirecto en contra de la Cofepris, que les negó la autorización.

Los quejosos argumentaron que el Estado no podía socavar o suprimir las acciones que realice cualquier persona para individualizarse dentro de la sociedad, a menos de que exista un interés superior que los justifique.

En su demanda argumentaron que el individuo tiene derecho a elegir de forma libre y autónoma su proyecto de vida y la manera en que logrará los objetivos que considere relevantes; esto es que “el Estado no puede imponer modelos y estándares de vida a los ciudadanos, ni intervenir en asuntos propios de la esfera personal y privada”.

Ayer, Torres Landa y sus compañeros acudieron a la sede de la Cofepris a recibir el permiso, aunque todos ellos aseguraron que no son consumidores de la yerba, pero los pasos que dieron son por un tema de mayor alcance, para que se regule. Reabrieron en esta lucha que emprendieron un debate nacional sobre la legalización o despenalización de la marihuana.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios