Regresan ambulantes a Oaxaca, retorna el caos

Sección 22 de SNTE dice que 30% de su gremio estará en el Zócalo y la Alameda
Luego de que autoridades realizaran un operativo para retirar a los ambulantes, el viernes regresaron a sus lugares acompañados de maestros. FOTO: Archivo EL UNIVERSAL
14/06/2015
02:08
OAXACA, Oax.
Lupita Thomas / Corresponsal
-A +A

Al centro de Oaxaca volvió el caos. Después de un mes y dos días, la aparente tranquilidad que se vivía en el Zócalo y la Alameda se vieron vulnerados por el retorno de los vendedores ambulantes.

Aprovechando la extensión del plantón de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), unos 80 puestos invadieron los espacios que el pasado 10 de mayo habían sido recuperados por la Policía Estatal y Municipal, en un operativo conjunto.

“Ya valió”, dijo uno de los meseros del portal de las flores. Comensales que estaban en algunas mesas de los portales, sólo observaban cómo se terminaban de instalar el pasado viernes, sin ninguna presencia policial. Los dos espacios emblemáticos del Centro Histórico de Oaxaca serán, una vez más, el corazón de la protesta y el desorden.

Volverán los olores fétidos, la basura acumulada, la fauna nociva que se había apoderado de este espacio al igual que los puestos de la Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL), una organización que surgió a partir de la protesta magisterial en la entidad.

Discos piratas, tanques de gas, cocinas improvisadas y mecates forman un gran mercado sin licencia de las autoridades. El espacio tampoco tiene la supervisión para expedir alimentos o cumplir las medidas mínimas de seguridad que les son requerida a los restaurantes establecidos.

La Sección 22 anunció que será el 30% de su gremio el que esté en las calles del Centro Histórico, el Zócalo y la Alameda, pero para tener más presencia ocuparon a los ambulantes.

Durante el mes de desocupación, estos sitios volvieron a ser escenario de grupos folclóricos, del danzón, de la marimba y de la banda de música del estado. Este viernes, en cambio, la música de corridos se escuchaba a todo volumen. Entre puesto y puesto, Jenni Rivera o Gerardo Ortiz, los distintos géneros musicales hacían una horrenda combinación de ruidos.

La majestuosidad del Palacio de Gobierno y de la Catedral Metropolitana quedó perdida entre los vendedores ambulantes que hacen del Zócalo y la Alameda su letrina, su comedor, su dormitorio.

También volvieron algunos vendedores de la etnia triqui, quienes habían sido reubicados en casas cercanas al Centro Histórico para expender sus productos.

Todo es un desorden. Ya ningún retén funciona. Sólo algunos días después de la recuperación de estos espacios funcionó la seguridad en las áreas ocupadas, ahora por los ambulantes con la complacencia de autoridades.

En derredor del kiosko continúan algunas casas de campaña de los maestros que están aquí desde el 21 de julio de 2014. Son los menos, el área mayoritariamente está llena por ambulantes y por otras protestas que llegan aquí casi todos los días.

Ninguna autoridad ha dado alguna explicación del retorno de los ambulantes, que durante este viernes siguieron colocando estructuras metálicas y de madera para instalarse. Aunque el plantón de los maestros ha sido rotativo, los ambulantes son permanentes.

Los comerciantes del Centro Histórico han reportado durante la ocupación anterior pérdidas por 60 millones de pesos y la disminución en 70% de sus ventas.

Es el plantón más largo que ha mantenido la Sección 22 con la demanda de aprobación del Plan para la Transformación en Oaxaca (PTEO) como ley estatal de educación, que no ha sido aprobado por el Congreso.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS