73 homicidios diarios en mayo y junio en México

En el primero hubo 2 mil 191 indagatorias por homicidio doloso, y en el otro, 2 mil 234
Foto: EFE
22/07/2017
03:20
Dennis A. García
-A +A

[email protected]

En 2017 se han registrado los dos meses más violentos en los últimos 20 años, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el cual precisa según el registro de averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas que en junio hubo 2 mil 234 homicidios dolosos, superando los 2 mil 191 registrados en mayo pasado.

De enero a junio se iniciaron 12 mil 155 carpetas de investigación por ese ilícito por un total de 13 mil 729 víctimas, de las que 2 mil 566 fueron ultimadas en junio.

En enero se iniciaron mil 928 indagatorias por el crimen; en febrero, mil 826; en marzo, 2 mil 021; y en abril, mil 955.

En lo que va del año, los estados con el mayor número de víctimas de homicidio doloso son el Estado de México, con mil 180; le sigue Guerrero, con mil 161; Baja California, mil 12; Chihuahua, 972, y Veracruz, con 935.

 

Las entidades que reportaron el mayor número de carpetas iniciadas por el delito de enero a junio son Guerrero, con mil 161; Estado de México, mil 026; Baja California, 922; Chihuahua, 793; Veracruz, 790, y en Sinaloa, 747.

La incidencia indica que en junio se cometieron 159 mil 481 crímenes, siendo el Estado de México la entidad donde se cometieron más con un total de 24 mil 902. Le sigue la Ciudad de México, con 17 mil 842; Jalisco, 10 mil 360; Guanajuato, 9 mil 712, y Baja California, 8 mil 506.

Los estados con menos delitos cometidos fueron Campeche, con 164; Nayarit; 209; Tlaxcala, 542; Zacatecas, mil 695, y Chiapas, mil 937, indica el reporte.

Al tomar en cuenta el registro de averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas en relación al secuestro, también se incrementó el delito al pasar de 100 casos en mayo a 108 en junio; mientras que la extorsión disminuyó de 524 a 501, según la información que proporcionan las procuradurías y fiscalías de las entidades.

Enero terminó con 99 carpetas de investigación por homicidio doloso; febrero, 92; marzo, 101, y abril, 92; mientras que en extorsión enero finalizó con 545; febrero, 459; marzo, 474 y abril, 416.

En cuanto al robo de vehículo con y sin violencia también hubo un aumento entre mayo y junio al pasar de 155 a 165 eventos denunciados ante las instancias correspondientes.

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, afirmó que mientras no exista una estrategia real en materia de seguridad, el homicidio doloso no va a bajar.

“En realidad no existe una estrategia en materia de seguridad, nos dijeron que había un esquema de coordinación; sin embargo, nunca pudimos saber de qué se trataba; de continuar así los niveles serán más graves al terminar el sexenio”, declaró.

Para la activista es necesario tener una estrategia hiperlocal, además de la federal, para poder combatir la incidencia delictiva, pero además un plan para poder reconstruir el tejido social.

“Es tan barato matar”. “Cuando no hay justicia difícilmente puedes bajar el homicidio porque es tan barato matar; en 2015 enviamos un estudio a la Secretaría de Gobernación sobre la situación de los estados en materia de seguridad y no se atendió.

“Cuando las cifras venían bajando, a principios del sexenio, era la tendencia natural por las acciones que se hicieron en la administración pasada; sin embargo, en este gobierno lo que hemos notado es que ha habido mucha simulación, hablan de coordinación cuando en realidad no la vemos”, indicó.

Gerardo de la Cruz Tovar, académico de la Universidad Panamericana campus Guadalajara, advirtió que no se puede hablar de que la delincuencia organizada es focalizada.

“Las estadísticas no mienten, hemos tenido un incremento en la incidencia delictiva porque la delincuencia organizada ha permeado en todo el país, donde se dice que no hay problemas es porque hay un grupo hegemónico”.

Aseguró que la estrategia en materia de seguridad no ha dado resultados y que aunque la coordinación entre las entidades y la Federación se debe dar de manera obligatoria, en la práctica eso no sucede.

“No hay un apoyo y un verdadero modelo de seguridad, lo que se tiene hay que replantearlo. Aceptamos que no está funcionando y de seguir así sería uno de los sexenios más críticos en seguridad”, agregó.

 

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS