Acusado de ataque a familia en la México-Puebla exige disculpa pública

Luego de ser liberado, Orlando Xolalpa Sánchez exigió una disculpa por el daño moral que le causaron aunado al deterioro de su salud
Xolalpa Sánchez aseguró que elementos de la PGR amenazaron con matarlo e incluso, "me dispararon cerca de la oreja y me golpearon; también ellos fueron los que me pusieron El Chivo". Foto: Omar Contreras/EL UNIVERSAL
20/06/2017
16:12
Redacción
México
-A +A

Luego de ser liberado por autoridades federales, quienes lo inculparon de asesinar a un menor y violar a dos mujeres en la Autopista México-Puebla, Orlando Xolalpa Sánchez, exigió una disculpa por el daño moral que le causaron.

En una rueda de prensa organizada por la Red de Defensa de Derechos Humanos de Puebla, Xolalpa Sánchez oriundo de la comunidad de Moyotzingo, exigió la disculpa para limpiar su nombre, al argumentar que, sin mayor sustento fue detenido el 16 de mayo pasado por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), quienes, aseguró amenazaron con matarlo e incluso, "me dispararon cerca de la oreja y me golpearon; también ellos fueron los que me pusieron El Chivo".

Incluso, narró, en el Penal de San Miguel, ubicado en el sur poniente de la capital poblana, fue víctima de maltrato y violación a sus derechos humanos lo cual deterioró su salud, debido a que padece cirrosis hepática.

"Es una cárcel y qué se puede esperar uno allá; incluso cuando me llevaban al hospital hasta me esposaban de manos a pies y me apretaban feo que hasta se me dormían mis manos; me esposaban a la cama; yo estaba enfermo, cuando me daban ganas de ir al baño no me dejaban, el doctor me recomendó que pasara yo al baño porque ese es parte de mi tratamiento, que no me aguantará, yo les platicaba a los custodios, pero me decían 'espérate a que venga mi compañero', pasaban hasta dos horas, yo me aguantaba y hasta me dolía el estómago", narró Xolapa Sánchez, quien recientemente cumplió 36 años.

Finalmente, denunció que, a pesar de su estado de salud, fue obligado a hacer trabajos pesados al grado de caer en coma por tres días.

Por ello, advirtió que sus abogados defensores consideran la preparación de una contrademanda contra la PGR y la Fiscalía General del Estado de Puebla.

Sin embargo, reveló que aún enfrenta un proceso judicial, bajo la carpeta de investigación 389/2017 por los delitos de portación de arma de fuego y posesión de matanfetaminas, los cuales dijo, fueron "sembrados" por la Policía Federal durante la detención.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS