Indigna a editoriales de AL situación del país

Empresas señalan que se atenta contra la libertad de prensa en la región
Reporteros y fotógrafos protestaron el martes 16 de mayo frente a la Secretaría de Gobernación por los 114 asesinatos de periodistas registrados desde 2000 (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
26/05/2017
02:15
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

Organizaciones y empresas editoriales de América Latina calificaron de indignante la situación por la cual está atravesando la práctica periodística en México y coincidieron en que atenta contra la libertad de prensa en la región.

El presidente de la Asociación Nacional de Prensa (ANP) en Chile, Ricardo Hepp, dijo en entrevista telefónica desde Santiago que la situación de México es inusitada.

“Lo de México realmente horroriza. Los asesinatos y secuestros contra periodistas son atroces. Es una violación absoluta de la libertad de expresión. No puede haber libertad de prensa en esas condiciones”, señaló.

El titular de la organización empresarial que concentra a más de 100 periódicos impresos y revistas de aquel país señaló que en esa nación los dueños de los medios se han organizado para demandar mejores condiciones para ejercer la libertad de prensa, transparencia e incluso han logrado frenar iniciativas de ley que atentaban contra este principio.

“Estamos luchando permanentemente por la libertad de expresión, cuidando que los proyectos de ley que estén en el Congreso no contengan ningún artículo o indicación que pueda violarla. Generalmente logramos llegar a buenos acuerdos que benefician al gremio, hay una asociación de la radio y otra de televisión, juntas nos federamos y nos reunimos para discutir todos los problemas que enfrenta la industria”, explicó.

“Cuando hay violaciones flagrantes o actitudes que molestan a los periodistas, intervenimos sin importar contra quién. Tenemos equipos jurídicos y podemos ir a la justicia ordinaria si es necesario. Es importante, porque es un referente para el gobierno y cuando vamos a hablar, lo hacemos en representación de toda la prensa. Es importante”, agregó Hepp.

La Asociación Mundial de Diarios y Editores de Noticias (WAN-INFRA, por sus siglas en inglés) calificó de “indignante” la situación de violencia que atraviesan los periodistas en México y la impunidad en que han quedado los crímenes contra los comunicadores.

En entrevista, el gerente de la WAN-IFRA para América Latina, Rodrigo Bonilla, dijo que el ejercicio del periodismo es diferente en el país, puesto que los reporteros de provincia tienen mayores riesgos que quienes están en la Ciudad de México.

“Cuando vemos el anuncio que hizo el Presidente, las reuniones de Conago, nos inquieta que le dan mucho énfasis a la protección de periodistas. No está mal, pero uno puede tener el mejor mecanismo de protección de la historia, aunque si hay impunidad, cuando el crimen quiera asesinar a un periodista lo va a hacer”, señaló.

Explicó que el desplegado “Ya Basta” que se publicó el miércoles pasado es una muestra inusitada de solidaridad entre algunos de los medios de comunicación​ más importantes del país, pero también del hartazgo del gremio ante las agresiones.

“Hay hartazgo en todos los niveles, desde los periodistas hasta las empresas periodísticas y las organizaciones internacionales, que ya estamos hartos de escuchar promesas y discursos. Los niveles de impunidad y de violencia se mantienen. Al iniciar el sexenio se reforzó el mecanismo y la fiscalía, pero en este año llevamos cuando menos cinco periodistas asesinados”, dijo.

En entrevista por separado, el editor en jefe del periódico colombiano El Tiempo, Ernesto Cortés, expuso que los medios deben unirse para hacer saber a la delincuencia que “así callan a uno, no nos van a callar a todos”.

Ni siquiera en los tiempos de atentados y amenazas del narcoterror “dimos el brazo a torcer”, porque el único mensaje que no se debe enviar, es que es posible callar a la prensa, afirmó.

Cortés ejerció su labor durante la época del narcoterror en Colombia, cuando los secuestros y asesinatos de reporteros eran ordenados por los jefes de los cárteles del narcotráfico, entre ellos, Pablo Escobar.

Contó que entonces se hicieron frentes comunes. Ante el asesinato de reporteros y subdirectores, todos los periódicos del país presionaron para que se resolvieran los casos.

“Lo que sí no se puede mandar, es el mensaje de que pueden callarnos, eso sí nunca lo permitimos, porque el día que hagamos eso, el narco se queda definitivamente sin obstáculos.

“Nosotros siempre pretendimos ser el obstáculo de esas grandes mafias para que supieran que sólo iban a poder pasar por encima nuestro, si nos eliminaban a todos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS