Comunicadores de España piden cese violencia

Protestan frente a embajada de México en Madrid; urgen a que Unión Europea presione a EPN y haya justicia
Los manifestantes intentaron entregar un comunicado a la embajada, pero permaneció cerrada. El documento fue deslizado por debajo de la puerta. (TOMADA DE FACEBOOK)
19/05/2017
03:27
Jerónimo Andreu / Corresponsal
Madrid.
-A +A

[email protected]

Decenas de periodistas españoles se concentraron ayer frente a la embajada de México en Madrid para solidarizarse con los informadores mexicanos y protestar por su indefensión ante actos de violencia.

Colegios profesionales de periodistas de todo el país emitieron un comunicado conjunto en el que exigieron a las autoridades mexicanas detener las agresiones contra periodistas. Además, destacaron la gravedad del asesinato de Javier Valdez en Culiacán, el pasado lunes.

“Asesinar al periodista no mata la verdad”, recordó el manifiesto. “La violencia contra los informadores en México es un crimen que nos afecta a todos”, fue otro de los mensajes de los informadores españoles .

Periodistas reconocidos como Rosa Montero o Soledad Gallego Díaz participaron en la protesta para “apoyar a los compañeros mexicanos”. Montero aseguró que su intención era “transmitir repudio contra la impunidad con la que el gobierno y el poder mexicano están manejando estos asesinatos”.

Soledad Gallego Díaz aprovechó que la embajada se ubica frente al parlamento español para reclamar “al gobierno de España y al Congreso de los diputados que pidan públicamente a las autoridades mexicanas investigar y encontrar a quienes dispararon a Javier Valdez y, sobre todo, a quien ordenó su asesinato, como primer paso para acabar con la impunidad que existe en las agresiones a la prensa”.

En sus cánticos y en los mensajes que exhibieron, los manifestantes exigieron que la Unión Europea ejerza esa presión sobre el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Miguel Mora, director de la publicación digital Contexto y promotor de la convocatoria, intentó entregar el comunicado en la legación diplomática, pero la embajada permaneció cerrada y custodiada por policías.

Incluso, la bandera mexicana fue arriada. Ante la imposibilidad de que ningún representante lo recibiera, Mora terminó deslizando bajo la puerta el manifiesto.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS