Ordenan nueva indemnización a francés por caso Mouriño

SCJN ampara a Paul Henri Giménez, quien recibirá una reparación integral del daño por parte del gobierno federal
20/04/2017
02:02
Diana Lastiri
-A +A

[email protected]

A más de ocho años, el francés que quedó con una discapacidad tras sufrir quemaduras en 65% de su cuerpo por el accidente aéreo en el que perdió la vida el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, será indemnizado por el gobierno federal.

En la sesión de ayer, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió un amparo al francés Paul Henri Giménez, quien conducía su automóvil en el área donde ocurrió el avionazo el 4 de noviembre de 2008.

Los ministros consideraron que aunque la discapacidad que padece derivó de un evento fortuito, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes incurrió en una actividad administrativa irregular.

En consecuencia, Giménez tiene derecho a una reparación integral del daño que sufrió en la que se deberá considerar principalmente el informe que rindió en su momento la comisión encargada de investigar el accidente ocurrido en Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México.

“El quejoso sí acreditó la actividad administrativa irregular de la SCT, por lo que tiene derecho a una reparación integral del daño, tomando en consideración de manera principal el informe que rindió en su momento la comisión que investigó el accidente”, indicaron los ministros.

La sentencia, realizada por el ministro Eduardo Medina Mora, ordenó dejar insubsistente la resolución dictada por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa que ordenó indemnizar al quejoso conforme al tope máximo establecido en la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, que era de 20 mil veces el salario mínimo general diario vigente en la CDMX.

En su lugar, el TFJFA deberá emitir otra resolución en la que no considere el tope máximo, por considerarlo una limitación inconstitucional al derecho a la reparación del daño, y deberá cuantificar el monto que se le deberá pagar a Giménez por concepto de daño moral, al que se deberá agregar la cantidad de los ingresos que dejó de percibir por la incapacidad provocada por la negligencia de la SCT.

También deberá tomar en consideración la esperanza de vida de México para un hombre con las características de Paul Henri Giménez antes del accidente y analizar la posible actividad administrativa irregular por parte de la Secretaría de Gobernación, en su carácter de propietaria del avión, para que determine si incurrió en responsabilidad patrimonial en perjuicio del Estado.

Giménez actualmente vive en Miami, Florida, donde recibe atención médica que consiste en utilizar una máscara de compresión y terapias de rehabilitación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS