Se encuentra usted aquí

Pide PGR crear panteón forense

Hay sobrecupo de cadáveres en los servicios médicos periciales debido al incremento de fosas clandestinas en diversos estados del país
El Centro Médico Forense Federal (Cemefofe) alberga los restos de 218 personas, no todos ellos requieren de refrigeración, pero sí de un manejo cuidadoso. (PGR)
21/02/2017
03:30
Astrid Sánchez
-A +A

El incremento de hallazgos de restos humanos en fosas clandestinas del país ha “rebasado” las áreas forenses porque los espacios no son suficientes para los cadáveres que requieren refrigeración y, ante ello, la Procuraduría General de la República (PGR) consideró necesaria la construcción de un panteón forense.

“Es un fenómeno que se tiene en todos los servicios médicos forenses del país, y ya los rebasó la cantidad de cadáveres que es posible tener bajo resguardo y conservación”, comentó en entrevista para EL UNIVERSAL Eduardo González Mata, director del Centro Médico Forense Federal (Cemefofe) de la PGR.

Por esta situación González Mata dijo que es necesario construir un panteón forense para colocar los cuerpos con sus respectivas fichas de identificación y solucionar el sobrecupo en cámaras de refrigeración. “Necesitamos la creación de un panteón forense, de un depósito de cadáveres en tránsito forense”, comentó.

La PGR no contaba con un Servicio Médico Forense hasta antes de 2012. Para la conservación de cadáveres bajo su competencia solicitaba apoyo al Servicio Médico Forense de la Ciudad de México y a servicios estatales.

Tras el hallazgo de las fosas clandestinas en San Fernando, Tamaulipas, en abril de 2011, la dependencia se vio en la necesidad de construir un área propia para el manejo de cuerpos.

En las fosas de San Fernando se encontraron 120 cadáveres, los cuales fueron almacenados en una funeraria particular, que no contaba con la capacidad para la conservación de tantos cuerpos y provocó olores intensos a varios metros a la redonda y un probable foco de infección.

El Cemefofe, de la Coordinación Nacional de Servicios Periciales, dependiente de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, tiene la capacidad de albergar 150 cuerpos en la cámara de refrigeración y 25 cuerpos en la cámara móvil, que es un tráiler adaptado para conservar los cadáveres a una temperatura de dos a cuatro grados.

En el tráiler además de albergar cuerpos se pueden realizar las necropsias al interior.

El proyecto que se hace desde la coordinación de Servicios Periciales plantea un lugar de inhumación exclusivo para cuerpos no reclamados con capacidad para 2 mil cuerpos.

Propone que se legisle en cuanto al tiempo que los restos permanecerán en el panteón y qué ocurrirá luego de ese lapso.

El procedimiento que se sigue desde la PGR, una vez que se realizaron las diligencias periciales en un cuerpo o restos humanos y estos no fueron reclamados es conservarlos; la cremación está totalmente descartada.

Si nadie reclama esos restos, el Ministerio Público de la Federación decide el destino final y ante la falta de espacios para almacenamiento los restos suelen terminar en panteones comunes, con una ficha que incluya todas las especificaciones conseguidas en las pruebas del Cemefofe, porque en caso de que en algún momento la base de datos de perfiles genéticos arroje una coincidencia con el perfil de alguien que reclama la desaparición de un familiar, tiene que ser recuperado para proceder a la entrega.

“Podemos tener todas las experticias [diligencias] practicadas, es decir, tenemos su perfil genético, su estudio odontológico, causa de muerte, criminalística y foto, pero si es un cadáver que no ha sido reclamado por nadie, nuestra obligación es mantenerlo hasta que sea identificado. Se inhuman con toda la reglamentación en panteones comunes. La idea es que cuando vengan los familiares y por perfil genético sea localizado se tenga certeza dónde fue inhumado y se pueda exhumar y entregar”, destacó González Mata.

Durante un recorrido que realizó EL UNIVERSAL se puede percibir un olor penetrante a metros de distancia, al interior del Cemefofe; peritos especialistas en antropología, medicina y odontología forense se encargan de generar una ficha que identificará a cada uno: perfil genético, edad, sexo y causa de muerte, todos los restos cuentan con este expediente que se sube a la base de datos para hacer confrontas con otros perfiles.

Cada diente, cada hueso, tejidos, todo es analizado en búsqueda de rastros, de pistas y de información que acerque a las autoridades a identificar a las víctimas.

En este momento el Cemefofe alberga los restos de 215 personas, no todos ellos requieren de refrigeración, pero sí de un manejo cuidadoso.

especial_forense_40908908.jpg

Falta resguardo adecuado de evidencias

El problema, se tiene que erradicar desde los Servicios Médicos Forenses (Semefos) estatales, que han presentado irregularidades en el manejo de restos humanos, alertó Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

“Se puede tener el número adecuado de personal forense, pero hay casos donde los médicos no cumplen con los requisitos o los Semefos no cumplen con los requisitos porque no tienen suficientes refrigeradores, o no los tienen. No hay un adecuado resguardo de la evidencia y de la cadena de custodia, por lo que no puede haber una buena investigación”, comentó.

Denunció que en Michoacán, por ejemplo, se adaptan casas para resguardar los cadáveres y en otras entidades se mandan a las universidades, lo que genera deficiencias en la investigación y por ende la prevalencia de la impunidad.

Rivas aprobó la idea del panteón para cadáveres en tránsito forense, pero comentó que primero se deben resolver las problemáticas en cada servicio forense.

“El panteón forense no es una mala idea, el tema es que el panteón forense requiere de recursos donde antes deberían subsanar lo que la ley les obliga a tener, que son desde los refrigeradores y los mínimos para que se pueda realizar la labor forense”.

Ana Pamela Romero Guerra, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), advirtió sobre la importancia de conservar correctamente los cuerpos, por el riesgo biológico y la probabilidad de alterar la evidencia. “Lo primero que se tiene que atender es el riesgo biológico. Los riesgos biológicos ponen en peligro la vida y la salud de las personas que tienen contacto directo con ellos.

El riesgo que se corre al ser un indicio biológico es que se descomponga y que los indicios que están en el cadáver presentes también se descompongan y ya no tengamos las condiciones para estudiar adecuadamente.

Por otro lado está el tema jurídico, porque los cadáveres al ser indicios o evidencias físicas constituyen un medio de prueba y con eso estructuramos el caso que se va a llevar”, comentó en entrevista la investigadora.

 

Trabajo en ocho entidades

Reportes de transparencia de la PGR indican que de 2006 a 2016 la dependencia ha trabajado en 228 fosas clandestinas, principalmente en el estado de Guerrero, en las cuales se han encontrado 698 cuerpos y sólo se han identificado 116.

Tras la creación del Centro Médico Forense en 2012, la PGR ha trabajado con restos hallados en ocho entidades de la República: Guerrero, Jalisco, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Sonora, Morelos y la Ciudad de México.

Guerrero lidera la lista de fosas encontradas; sin embargo, entre noviembre de 2013 y enero de 2014 en Jalisco fueron halladas 37 fosas clandestinas con restos de 75 personas.

México enfrenta un problema de desaparecidos cuya cifra casi alcanza las 30 mil víctimas, de acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED); ahora también atraviesa una problemática por las personas encontradas cuyos cuerpos o restos no son reclamados y se acumulan en las planchas de los servicios médicos forenses locales y federales.

Cifras del RNPED señalan que del fuero común se tiene el registro de 28 mil 937 personas desaparecidas, de las cuales 21 mil 577 son hombres y 7 mil 360 son mujeres.

Tamaulipas encabeza la cifra de personas desaparecidas con 5 mil 563 denuncias y Estado de México continúa la lista con 2 mil 984. Respecto al fuero federal se reportan mil 14 desapariciones, 847 son hombres y 167 mujeres.

En las cifras del fuero federal Guerrero encabeza la lista con 270 denuncias y Veracruz queda en segundo lugar con 192.

“La localización de fosas clandestinas se ha derivado de la búsqueda de personas desaparecidas. Se están buscando desesperadamente a una gran cantidad de personas desaparecidas”, comentó la investigadora Romero Guerra.

Por ello, dijo, es importante que el proyecto del panteón forense incluya no sólo el destino de los restos sino también el lado humano y la atención a víctimas.

“Es un hecho que los servicios médicos forenses o las morgues de los estados están rebasadas y que es muy importante tanto por el lado humano que estos restos puedan tener un buen tratamiento como por el lado de seguridad biológica y el lado jurídico. El panteón forense podría atender estos aspectos”.

Comentó que los estados deben participar e implementar los protocolos que el proyecto de la PGR considere. “La propuesta es importante y también es importante vincularla a los estados para que también a nivel local se cuente con estas facilidades”.

Diana Ibis García, del colectivo Fuerzas Unidas por los Desaparecidos en México, aprobó la idea de la apertura de un espacio para depositar los restos.

“La dimensión de la tragedia humanitaria que estamos viviendo miles de familias y la grave situación de tantas fosas clandestinas que hay obliga a hacer algo, pero con las debidas normas y debidas reglamentaciones internacionales”, comentó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS