PGR reconoce inocencia de 3 mujeres hñähñu

Se disculpará en público con indígenas acusadas de secuestrar a agentes
Teresa González Cornelio, Jacinta Francisco Marcial y Alberta Alcántara Juan estuvieron presas injustamente alrededor de tres años. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
15/02/2017
02:20
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

La Procuraduría General de la República (PGR) realizará el acto de reconocimiento de inocencia y disculpa pública para las tres mujeres hñähñu: Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, en cumplimiento de las sentencias emitidas por el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA).

En un comunicado oficial, la PGR informó que la disculpa se hará en un acto presidido por el titular de esa dependencia, Raúl Cervantes Andrade, y contará con la presencia de las víctimas y del director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón Sánchez, en su carácter de representante legal de las ofendidas.

La ceremonia para reivindicar la identidad de las mujeres indígenas referidas se llevará a cabo el próximo 21 de febrero a las 12:30 horas, en las instalaciones del Museo Nacional de Antropología, en el Bosque de Chapultepec.

En marzo de 2006, agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) llegaron a un tianguis en Santiago Mexquititlán, en Querétaro, y despojaron a varios comerciantes de sus mercancías, acusando a los mercaderes que se trataba de piratería.

Los comerciantes exigieron a las autoridades que se identificaran y que exhibieran la orden que avalara el desalojo, por lo que los policías federales que realizaron el operativo se fueron de la comunidad y prometieron pagar por los daños que causaron.

Habían pasado cinco meses de este suceso cuando Jacinta, Alberta y Teresa fueron detenidas y presentadas ante los medios de comunicación en las oficinas de la PGR acusadas de haber enfrentado y “secuestrado” a seis oficiales de la AFI.

En diciembre de 2008, Jacinta fue sentenciada a 21 años de prisión y tenía que pagar 91 mil 620 pesos que correspondía a 2 mil días de multa.

Un mes después, Alberta y Teresa también fueron sentenciadas a 21 años, sólo que a Alberta se le imputaron 10 meses más por la presunta posesión de cocaína.

A principios de 2009, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez asumió la defensa de los casos, y más tarde Amnistía Internacional México consideró “presas de conciencia” a las tres indígenas, porque concluyó que no existía ningún elemento probatorio que demostrara la comisión de algún delito.

Sobre el caso de las tres mujeres indígenas hubo diversos pronunciamientos, entre ellos, del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), que emitió una recomendación al juez de la causa penal de Querétaro por considerar que fue vulnerado el derecho de Jacinta a contar con la asistencia de un intérprete en todas las etapas de su procedimiento penal.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos dirigió una recomendación a la PGR por violar las garantías de Jacinta, Alberta y Teresa, y consideró plenamente comprobado que fueron violados los derechos humanos de las mujeres indígenas, dado que los servidores públicos federales incurrieron en graves irregularidades, y llegaron al extremo de fabricar testimonios y delitos.

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión emitió un punto de acuerdo con relación al caso de Jacinta Francisco Marcial, en el cual solicitó al juez de Distrito el respeto al derecho a la presunción de inocencia.

En septiembre de 2009, Jacinta Francisco Marcial fue liberada, un año más tarde la mujer ñhäñhú exigió al Estado mexicano una reparación del daño por la reclusión a la que ella, Alberta y Teresa fueron sometidas injustamente y presentó una petición por responsabilidad patrimonial ante la Procuraduría General de la República.

Alberta y Teresa salieron del penal de San José El Alto, ubicado en Querétaro, hasta abril de 2010, cuando por unanimidad, los ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvieron revocar la sentencia y las declaró inocentes, al igual que Jacinta, por lo que pidieron que se ofreciera una disculpa pública por parte de las autoridades de la PGR.

Esta dependencia se negó a la solicitud de las mujeres, porque consideró que sus elementos habían actuado de modo regular y dentro de la ley.

El Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) determinó en sentencias separadas que los servidores públicos federales (policías) de la PGR cayeron en irregularidades y excesos, y con ello causaron daños morales y materiales a las tres indígenas, por ello ordenó que se les indemnizara y se reconociera su inocencia a través de una disculpa pública.

Tras una serie de recursos presentados por la PGR, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa insistió en condenar a la Procuraduría General de la República a reparar el daño a las tres mujeres, por lo que el próximo martes se cumplirá con la disculpa pública.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez AC, informó en un video difundido en sus redes sociales, que después de 11 años de que Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio fueron detenidas arbitrariamente y acusadas de “secuestrar a seis miembros de la Agencia Federal de Investigación”, la Procuraduría General de la República (PGR) se disculpará públicamente y reconocerá la inocencia de las indígenas afectadas.

La organización celebró la noticia y consideró que será un “evento inédito”, que forma parte de la reparación del daño que ordenó el Tribunal Federal de Justicia Administrativa por haber acusado a las tres mujeres indígenas ñhäñhú de secuestrar a los agentes federales y por lo que estuvieron privadas de su libertad por más de tres años.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS