Corte intervino comunicaciones para comprobar delitos

Debido a la intervención de las comunicaciones del capo, se logró el decomiso de un cargamento de cocaína que era transportado de Los Ángeles a Chicago (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/01/2017
02:22
Diana Lastiri
-A +A

[email protected]

La Corte Federal de California acusó a Joaquín El Chapo Guzmán por delitos contra la salud. Para comprobarlo, intervino las comunicaciones del líder del Cártel de Sinaloa.

Entre las conversaciones obtenidas por el gobierno estadounidense está la del 22 de septiembre de 1994, en la que con un lenguaje en clave pactó la entrega de cocaína oculta en una caldera que sería transportada desde Los Ángeles, California, a Chicago, Illinois. En ella se le identifica como “Ch”.

Su interlocutor confirmó a autoridades de Estados Unidos que él enviaría un “pequeño paquete” de 390 kilogramos de cocaína, en la misma “máquina”, que era una caldera hueca.

—Ch: Me estaban notificando de un envío que me ibas a hacer.

—Sí.

—Ch: A lo mejor mañana llega. Mañana me lo entregan.

—¿Allá con mi hermano?

—Ch: No, no, no, no, no. ¿Cómo que con tu hermano? Estoy hablando del jefe, el jefe. Pero no tengo ningún dato tuyo, no me llegó nada.

—Espéreme, quiero hacerle una aclaración: fui ahorita, le mandé aquello, ¿entiende? Fui exactamente a lo que quedé ayer en la mañana. ¿Se acuerda que quedé con usted en algo?

—Ch: Sí.

—Nada más déjeme verificar, porque fui ahorita. Está en 357.

—Ch: No, ya no te doy nada, ya no me mandes nada otra vez. La próxima vez haz las cosas como te las digo, ya no me mandes nada.

—¿No le llegó aquello?

—Ch: Nada, y si llega tú vas a llegar cuando esté todo aquí. Lo que viene vete a saber cómo viene. Por eso siempre debes hacer las cosas como diga.

—Ok, señor.

—Ch: ¿Tienes la máquina?

—Sí, señor, nomás que la muchacha va pintadita. Se puso orejas y todo.

—Ch: Ok.

—Otra cosa, hoy me pagan los 2 mil dólares que me debían, hoy en la tarde. Quedó que ahorita, hoy en la tarde.

—Ch: ¿Ya ves qué mentirosos son los cabrones?

—Yo hablé con los dos ahorita porque me dijo: ‘Oiga’, y le dije: ‘No, señor, hoy en la noche me empedo y me voy a bailar. ¿Yo qué chingados voy a saber?’.

—Ch: ¡No, no, no! Diles que fue la indicación que yo te di, así como yo le dije

—Y ya ahorita no, ya me verificaron la vuelta

—Ch: Bueno, ¿pagaste el flete o no lo pagaste?

—No, mire, lo dejé en garantía yo acá aparte, ¿me entiende?

—Ch: ¿Qué?

—O sea, me pidieron el depósito.
Yo lo pagué acá, pero allá lo van a cobrar; nomás es garantía, que si no pagan allá me lo cobran acá

—Ch: ¿Yo pago acá el flete?

—Sí, señor.

—Ch: Ah, bueno, correcto, correcto. Es correcto porque a lo mejor mañana llega. Entonces si yo necesito acá te aviso, si no así le hacemos.

—No, puedo enviarle en un rato.

—Ch: No, si necesito te aviso. De todos modos ya lo enviaste, porque nos vamos al tres.

—Sí, y aparte de eso, porque no quiero que me desbarate a mi amigo

—Ch: Sí, correcto, corrector, correcto. Ándale pues, estamos en contacto después.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS