Crónica. Los “rapiñeros” operaron en grupos de 30 personas: MP

La finalidad era generar caos y miedo, usando palos, cuchillos y piedras
Los 'rapiñeros' cargaron palos y piedras para amedrentar a los empleados de los supermercados y poder sustraer la mercancía sin resistencia. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
16/01/2017
02:01
David Fuentes
-A +A

[email protected]

Operaron en grupos de 30 personas, detectaron los supermercados y las plazas comerciales para saquearlos.

El objetivo: generar caos y miedo a los ciudadanos para lo que usaron palos, cuchillos, piedras y la violencia para lograrlo, son los rapiñeros que durante la primera semana de este año irrumpieron en más de 80 tiendas de conveniencia y comercios en la ciudad.

De todos los que individuos que participaron, se detuvo a aproximadamente de 180 personas, de las cuales a 40 se les sigue un proceso penal, 30 de estas están en prisión y narraron parte de su operación, aunque la defensa de los imputados asegura que ellos no generaron el caos y que sólo se “aprovecharon” de la situación que provocó el llamado gasolinazo para tomar algunos artículos.

El agente del Ministerio Público logró acreditar —al menos en dos casos— el modus operandi de los llamados rapiñeros.

En una audiencia celebrada la tarde del miércoles en la sala 2 de los juzgados de juicio oral en el Reclusorio Sur, se determinó la vinculación a proceso de dos rapiñeros que fueron sorprendidos robando un carrito de supermercado con valor de 600 pesos, un teclado de la marca Acer con un costo comercial de 380 pesos, y una computadora de la misma marca con valor de 5 mil pesos y otros artículos, dando un total de 7 mil 500 pesos en artículos robados, por lo que el juez consideró que ameritaban la prisión preventiva y dio como plazo un mes para el desahogo de pruebas.

En la audiencia, el representante social explicó al juez Juan Manuel Maya Paz cómo fue que de manera espontánea se organizaron y arremetieron contra las tiendas con alevosía, ventaja y ejerciendo en todo momento la violencia en sus acciones .

 

Saqueo en Bodega Aurrera de Culhuacán. “Miren cabrones, no hagan una chingadera, nos vamos a chingar la tienda. Ustedes son pueblo, los vamos a respetar, pero si se meten se los va a cargar su puta madre”, fueron las palabras que más de 30 rapiñeros gritaron al unísono cuando irrumpieron en la Bodega Aurrera ubicada sobre la Calzada de la Virgen, en la colonia Culhuacán, delegación Coyoacán.

Según el testimonio de los empleados de ese supermercado, los rapiñeros traían palos, tubos, cuchillos y piedras, además de que entraron de manera intimidatoria, por lo que no les hicieron frente.

Después se dirigieron a los aparatos electrónicos, televisores, teléfonos celulares, tabletas y línea blanca que fueron los artículos que tenían como principal objetivo.

Para llevarse todo lo que podían utilizaron los carritos del supermercado, donde trasladaron los productos a varios vehículos particulares que los esperaban estacionados afuera.

Este acto dejó a dos empleados, guardias de seguridad de la tienda heridos, puesto que en su intento por hacer su trabajo y al tratar de cerrar las puertas para que no entraran los rapiñeros, fueron golpeados por los saqueadores.

En uno de los accesos al supermercado alcanzaron a bajar la cortina; sin embargo, no fue impedimento para que los desconocidos continuaran con el saqueo, subieron la puerta metálica y continuaron robando.

Todo el evento duro aproximadamente 15 minutos y fue grabado por las cámaras de seguridad del supermercado, así como por un centenar de celulares de clientes y de vecinos que observaron el saqueo sin intervenir.

Esta situación sirvió como argumento del agente del Ministerio Público ante el juez Maya Paz, a quien explicó que las 30 personas actuaron con dolo y premeditación.

El fiscal Omar Ángeles dijo que se configurá el llamado “pacto criminal”, debido a que los saqueadores aprovecharon el caos e ingresaron a robar, a diferencia de los otros civiles y empleados que sólo observaron sin aprovecharse de la situación de descontrol.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS