Detienen a presunto asesino de activista

El acusado es ex militar hondureño; será extraditado y juzgado en su país
Justicia. Bertha Cáceres luchó en favor de los indígenas y el medio ambiente; fue asesinada en su domicilio (ESPECIAL)
15/01/2017
02:12
Dennis A. García
-A +A

[email protected]

Elementos de la Policía Federal detuvieron en Tamaulipas a Henry Javier, ex integrante de las Fuerzas Armadas de Honduras, a quien se le imputa el asesinato de la activista Bertha Isabel Cáceres Flores, ocurrido el 3 de marzo del año pasado.

En coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el Instituto Nacional de Migración (INM), elementos de la División de Inteligencia de la Policía Federal ubicaron al ex militar hondureño en la colonia Narciso Mendoza, municipio de Reynosa.

De inmediato se implementó un operativo para cumplimentar la orden de aprehensión en contra de Henry Javier, quien contaba con una ficha roja emitida por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

“Con la información obtenida, elementos federales realizaron vigilancias fijas y móviles en el municipio. Como resultado, el acusado fue ubicado en las inmediaciones de la colonia Narciso Mendoza, donde fue detenido sin efectuar un solo disparo”, informó la dependencia.

Henrry Javier fue trasladado a las oficinas del Instituto Nacional de Migración, en donde se revisa su situación migratoria para, posteriormente, iniciar el proceso de extradición para entregarlo a las autoridades de su país.

Por su labor, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció a la activista post mortem con el premio Campeones de la Tierra que se entrega a destacados líderes de gobierno y de la sociedad civil por su labor en pro del medio ambiente.

La activista defensora de los derechos humanos y los recursos naturales Bertha Isabel Cáceres Flores fue asesinada en su domicilio, cuando se encontraba con su familia.

Desde los años 90, Cáceres Flores comenzó su lucha en favor de los indígenas, así como del medio ambiente, por medio de la fundación del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

Fue así que comenzó una serie de roces con las autoridades y la iniciativa privada.

Una de sus acciones más reconocidas fue en la que, con varios indígenas, llegó al Parlamento hondureño, en Tegucigalpa, para exigir el respeto a sus derechos humanos.

Su reconocimiento internacional la llevó hasta el Vaticano, donde fue recibida por el papa Francisco, a quien explicó la situación en la que viven los indígenas hondureños.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS