Empresario inescrupuloso y hábil negociador

El éxito de Guzmán superó al del colombiano Pablo Escobar
12/07/2015
02:16
-A +A

Joaquín El Chapo Guzmán, de 57 años, jefe del poderoso y tenido Cártel de Sinaloa, fue detenido en febrero de 2014, en un hotel de Mazatlán, Sinaloa, por autoridades mexicanas y de Estados Unidos.

La agencia The Associated Press fue la primera en informar. 

La noche de este sábado, Guzmán Loera es otra vez prófugo de la justicia.

En 1993 fue capturado en Guatemala, país del que fue extraditado a México, y el 19 de enero de 2001 se fugó de la prisión de Puente Grande, Jalisco, a bordo de un camión de limpieza gracias a la ayuda prestada por algunos funcionarios del penal.

Su última detención, el 22 de febrero de 2014, fue considerada el mayor golpe asestado al narcotráfico en México en una década, pues Guzmán era el criminal más buscado tanto por México como por Estados Unidos.

La captura de Guzmán en febrero de 2014 puso entonces fin a una búsqueda de 13 años. Se dijo que vivía en todas partes, desde Argentina hasta Guatemala, desde que en 2001 escapara de una prisión, oculto en un vehículo de lavandería, un hecho que alimentó su fama. 

En vista de que empleados de la propia prisión lo ayudaron a fugarse, por años circularon rumores de que fue ayudado y protegido por el gobierno. Años después se dijo que el gobierno del ahora ex presidente Felipe Calderón pareció enfocarse en atacar a los cárteles rivales del Cártel de Sinaloa. 

En más de una década de estar huyendo de la justicia, Guzmán llegó a ser de un capo de medio rango a ser el traficante de drogas más poderoso del mundo.

Acumuló una fortuna superior a los 1.000 millones de dólares, de acuerdo con la revista Forbes, que lo incluyó en su lista de las "Personas más Poderosas del Mundo" y lo colocó arriba de los presidentes de Francia y Venezuela. 

Su Cártel de Sinaloa se volvió más sangriento y poderoso, controlando gran parte de las lucrativas rutas de tráfico a lo largo de la frontera con Estados Unidos, incluyendo ciudades estratégicas como Tijuana y Ciudad Juárez. 

La lucha de poder de Guzmán contra cárteles locales causó baños de sangre en Tijuana e hizo de Juárez una de las ciudades más peligrosas del mundo.

En poco más de un año, la mayor redada de la policía fue una carga de 134 toneladas de marihuana relacionada con el Cártel de Sinaloa, además de un laboratorio gigante de metanfetaminas en el oeste de México y cientos de toneladas de precursores químicos incautados en México y en Guatemala. 

Los tentáculos de su cártel se extienden desde Argentina hasta Australia gracias a un sofisticado sistema de distribución internacional de cocaína y metanfetaminas. 

Guzmán hizo todo eso con una recompensa de 7 millones de dólares sobre su cabeza y mientras evadía a miles de policías en Estados Unidos y otros países dedicados a su captura. 

Una imputación judicial estadounidense presentada en San Diego en 1995 acusa a Guzmán y 22 integrantes de su organización de asociación delictuosa para importar más de ocho toneladas de cocaína y de lavado de dinero.

Se emitió una orden provisional de arresto tras la formulación de los cargos, de acuerdo con el Departamento de Estado. 

Se cree que tenía contactos dentro de los organismos de seguridad que lo ayudaban a evadir su captura, incluyendo un escape que hizo en febrero de 2002 en el destino turístico de Cabo San Lucas, en el estado de Baja California Sur, justo después de una cumbre internacional de ministros del exterior.

Él estaba de vacaciones en Los Cabos durante una visita de la entonces secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton. 

En los primeros meses de 2012, fueron arrestados media decena de integrantes del cártel, incluyendo a dos importantes abastecedores de cocaína y un hombre se describió como jefe de seguridad de El Chapo. 

En abril de 2013, corrió en internet el video de un hombre que según las autoridades estadounidenses era Guzmán, indicando posiblemente una falla de seguridad en su círculo cercano. 

En 2012, la policía en Colombia incautó 116 propiedades valuadas en 15 millones de dólares que fueron compradas para Guzmán, mientras el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció que aplicaría sanciones financieras a su esposa y varios de sus hijos. 

Las autoridades mexicanas dijeron que habían rastreado sus movimientos durante un tiempo y que estuvieron cerca de apresarlo cuando allanaron varias mansiones en Los Cabos a partir del 21 de febrero del 2012. 

En ese momento Clinton y otros cancilleres estaban concluyendo una reunión del Grupo de los 20 en la misma ciudad balnearia de Baja California. Hallaron la casa donde había estado Guzmán y arrestaron a su piloto, un chofer, una cocinera y una prostituta, y confiscaron armas. 

El éxito de Guzmán en su infame negocio superó al del colombiano Pablo Escobar, que fue acribillado por la policía en 1993 después de desencadenar un reino de terror de una década en su país con el asesinato de cientos de policías, jueces, periodistas y políticos. 

Al igual que Escobar, Guzmán figuró en la lista de la revista Forbes sobre las personas más ricas del mundo. También fue considerado como una de las personas más poderosas del mundo por la misma revista en 2009. 

De hogar pobre, Guzmán se vio atraído al dinero del negocio ilícito de las drogas en su estado de Sinaloa. 

Se incorporó al cartel de Guadalajara, dirigido por el mexicano Miguel Angel Gallardo, y ascendió rápidamente en las filas como un empresario inescrupuloso y hábil negociador que estableció contactos vitales con políticos y policías para asegurarse de que sus embarques circularan sin problemas. 

Después que Gallardo fue arrestado en 1989 la banda se dividió y Guzmán tomó control de las operaciones de Sinaloa. 

El cártel se apoderó violentamente de rutas lucrativas de sus rivales y excavó túneles debajo de la frontera estadounidense para filtrar sus cargamentos. 

En 1993, pistoleros vinculados al cartel de Félix Arellano en Tijuana intentaron asesinar a Guzmán en el aeropuerto de Guadalajara pero en cambio mataron al cardenal Juan Jesús Posada Ocampo, lo que indignó a los mexicanos. 

La policía arrestó a Guzmán semanas después. Pero se escapó de la prisión de Puente Grande, un centro penitenciario considerado de máxima seguridad, en el estado de Jalisco, en un camión de lavandería en el 2001, supuestamente con la ayuda del director de la prisión y más de dos docenas de guardias. En ese momento, Guzmán cumplía una sentencia a 20 años por soborno y asociación delictiva. 

Su vida rodeada de rumores.

Se dijo que una vez fue a cenar a un restaurante de Culiacán, capital del estado de Sinaloa, donde sus esbirros confiscaron los teléfonos celulares de todos los comensales para que su jefe pudiera comer sin temor a una emboscada. También se dijo que organizó una suntuosa boda pública en 2007 para una novia de 18 años de edad a la que asistieron muchos funcionarios y policías locales. 

La policía federal dijo que ese día llegó a la ciudad pero que aquel ya se había esfumado horas antes. 

Se dijo durante mucho tiempo que Guzmán se desplazaba con frecuencia en aviones privados, camionetas blindadas y vehículos todoterreno. 

Con información de AP y EFE

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS