Acusan a PGR por Operación Limpieza

Alejandro Colorado afirma que presionaron a su padre
La Procuraduría aseguró en 2008 las cuentas bancarias de la familia de Colorado y a la fecha sólo han sido liberadas las de su papá. Archivo
22/06/2015
03:12
Doris Gómora
Ciudad de México
-A +A

Siete años después del inicio de la Operación Limpieza, la Procuraduría General de la República (PGR) mantiene activas dos órdenes de aprehensión en contra de familiares de Miguel Colorado, ex jefe de los Servicios Técnicos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, las cuales utilizó la institución para presionarlo con la finalidad de que se convirtiera en testigo protegido, aseguró Alejandro Colorado Luque, hijo del ex mando.

“Definitivamente era un medio de presión más para que mi papá se doblara, para convertirse en testigo protegido y empezar a acusar, sin fundamento, a todos los funcionarios, a quienes la entonces procuradora, Maricela Morales, le exigió acusar al ver que sus asuntos se venían abajo por falta de elementos, y por la fabricación de pruebas, como lo señalan las sentencias de diversos funcionarios acusados en esa época”, señaló en entrevista.

Alejandro Colorado fue detenido el 11 de mayo pasado en el Aeropuerto Internacional de la ciudad de México, con una tercera orden de aprehensión en contra de su familia. Después de ser trasladado al Reclusorio Norte el día 16 recibió el auto de libertad, y recientemente la ratificación de su libertad por falta de elementos para procesarlo.

Tras ello, explicó, se encuentra valorando solicitar la reparación del daño, “definitivamente sí quiero realizar la demanda, toda vez que ha sido muy difícil llevar la vida diaria tratando de explicar a toda la gente la humillación de la que fuimos objeto por parte de la autoridad, tanto del sexenio pasado como del presente, violando totalmente mis derechos humanos”.

El proceso en contra de Alejandro Colorado, y dos más de sus familiares, es por operaciones con recursos de procedencia ilícita en la modalidad de adquirir bienes y transferir recursos, que de acuerdo con la resolución de la juez séptimo de distrito de procesos penales federales, cuya copia tiene este medio, los recursos a los que hacía referencia la PGR no eran ilegales.

Adicionalmente, destacó, las tres órdenes de aprehensión están ligadas al proceso penal de Miguel Colorado, ex mando de PGR, quien tras cinco años de prisión quedó en libertad en 2014, al no encontrarse elementos para proceder en su contra, sentencia que fue ratificada en segunda instancia.

“Hemos solicitado en dos ocasiones durante la presente administración la cancelación de las órdenes de aprehensión, haciendo un análisis detallado de los elementos que integran dichos expedientes, demostrando que no hay motivo para proceder con las mismas, sin embargo, han decidido ignorarnos y por ende siguen dos sin ser ejecutadas ni canceladas, pura inseguridad jurídica”, señaló.

La presión en contra de los Colorado Luque comenzó por separado y desde agosto del año 2008, cuando Maricela Morales —entonces subprocuradora de la SIEDO—, empezó a solicitarle a sus superiores en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) su renuncia, como resultado de que se investigaba a su padre Miguel Colorado, hasta que en 2011 renunció.

En 2008, mencionó, la PGR aseguró las cuentas bancarias de la familia y a la fecha sólo han sido liberadas las de su padre por lo cual pretende también “solicitar la reparación del daño, hubo mucha humillación en todos los sentidos mental y física, y no salieron a publicar lo contrario, dejando solamente la idea errónea de mi persona, y en la cual incluso podría ser objeto de situaciones de inseguridad como las que se presentan actualmente”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS